Londres toma conciencia por la contaminación del plástico

0

Son ya muchos los ciudadanos de la capital inglesa que están dispuestos a cambiar. Según una encuesta, más de la mitad de los londinenses querrían cambiar las botellas de plástico por envases reusables. Londres quiere apostar por el reciclaje. Esta es una gran noticia para la reducción de contaminación, aunque falta lo más importante: llevarlo a cabo.

Los supermercados, concienciados con el plástico

Son cada vez más las empresas y grandes marcas que incorporan a su responsabilidad social programas para deshacerse del plástico. Waitrose eliminó los vasos desechables de sus establecimientos. Y no era la única marca concienciada. Tesco también quiso eliminar sus bolsas de plástico. Pero el problema persiste, y todavía queda mucho por hacer. Aunque ya hay conciencia entre la sociedad, los océanos se encuentran cada vez más al borde de la catástrofe

De acuerdo con datos de la compañía ‘Which?’, Morrisons’ lidera la lista de los supermercados que más reciclan. De hecho, un 81% de sus envases son fácilmente reciclables. El segundo de la lista es Asda, seguido de M&S. Por abajo, en el último puesto, se encuentra la famosa marca Lidl, con un 71%.

Desde ‘Which?’ creen que todas estas marcas pueden hacer más favores al medioambiente. Tan solo un 34% de los habitantes de Londres han convertido el reciclaje en un hábito. Por tanto, de las compañías grandes depende, en gran parte, comenzar con el cambio.

Un problema para ganar votos

Sin embargo, es un tema que gusta mucho en política. La primera ministra Theresa May afirmó en enero que, desde su gobierno, iniciaría una batería de medidas para reducir el uso evitable del plástico de cara a los próximos 25 años. Parece una medida buena, pero no lo es. Greenpeace contestó con claras intenciones: “no hace falta un plan para los próximos 25 años, sino para los próximos 25 meses. Se necesitan medidas concretas, no promesas vagas”.

Nadie se atreve a hacer promesas en política si no es por alguna razón. La de Theresa May fue la prohibición de China de ser el país encargado de recibir la basura del planeta. Desde entonces, los gobiernos de todo el mundo se han visto en un problema. Medidas urgentes se sucedían, pero ninguna podía evitar el desastre de la contaminación.

La contaminación, problema de todos

Botella-agua. Fuente: Pixabay

Los plásticos se han convertido en un instrumento de nuestro día a día. Cualquiera usa una botella para llevar agua al trabajo, al colegio, o simplemente para salir de casa. Eso tiene unas consecuencias que se podrían evitar con envases reusables, según afirman las organizaciones ecologistas.

Una tercera parte de los encuestados ya se da cuenta. Defienden que la excesiva cantidad de plástico que se ve actualmente puede ser un objeto de infecciones, algo que reduciría el turismo considerablemente. Sin embargo, el problema reside en que muchos dicen que hay que cambiar, pero nadie lo hace si no es por imposición.

La organización Future of the sea ya avisó sobre esto. De no tomar medidas urgentes, la cantidad de residuos plásticos en los mares se multiplicará de sobremanera. La contaminación lleva siendo un lastre durante muchos años y cada vez se acentúa más. Aunque esto, como podrán imaginarse, no es solo un problema de Londres.

¿Cuándo dejará Londres el plástico? Es muy difícil poner una fecha. Pasarán muchos años hasta que dejemos de ver las grandes cantidades de plástico que actualmente hay. El primer paso es concienciar a la población y, según esta encuesta, el primer paso va tomando forma. Ya solo falta llevarlo a término: no basta solo con pensar en el problema, hay que ponerle fin.

 

 

Sobre el autor

Periodista en proceso. España, Italia y ahora Reino Unido.

Deja tu comentario