Londres lanza un plan sin precedentes para mejorar la calidad del aire

ulez contaminación en Londres
fujji / Shutterstock.com

La Zona de Emisiones Ultra Bajas (Ulez, por sus siglas en inglés), por la que los conductores de Londres pagan 12,50 libras al día, fue extendida desde el lunes para los que no cumplan con las normas de emisiones mínimas. Esta zona especial, que entró en operación desde abril de 2019, solo cubría el área del centro de Londres. Pero ahora incluye todas las zonas aledañas de las vías circulares de norte y sur, en un intento por mejorar la calidad del aire de Londres.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, dijo al programa Today: «Con el plan ampliado, reduciremos la cantidad de carbono emitido por unos 60.000 vehículos en más de 100 toneladas». Khan agregó: “Para mí, este es un tema de justicia social. ¿Quién cree que sufre las peores consecuencias del aire tóxico?», añadió. Y continuó: “Son los londinenses más pobres los que tienen menos probabilidades de tener un coche. Seis de cada diez personas que viven en el área ampliada ni siquiera poseen un automóvil».

“El área que vamos a cubrir tiene una población de casi cuatro millones. Es el doble del tamaño de París, ocho veces el tamaño de Manchester. Hacer nada no es una opción”.

El hecho de que un vehículo sea responsable o no del pago de este impuesto depende de la cantidad de dióxido de nitrógeno (NO2) que emite. El NO2 daña los pulmones y puede exacerbar condiciones existentes como el asma y las enfermedades pulmonares y cardíacas.

Para que los conductores de automóviles diésel eviten el impuesto, deben haberse registrado por primera vez después de septiembre de 2015. Por su parte, la mayoría de los modelos de gasolina inscritos a partir de 2005 también están exentos. Según Transport for London (TfL) cuatro de cada cinco vehículos registrados dentro de la nueva zona ampliada cumplen con la normativa, pero se estima que hay 130.000 no lo hacen.

Las empresas reaccionan ante la ampliación del área Ulez

El pago de este impuesto se aplica todos los días, excepto el día de Navidad, y a los conductores que no paguen se les entregará un aviso de cobro con una penalización de 160 libras esterlinas.

Varias pequeñas empresas de la capital británica han expresado su preocupación por el impacto de los cobros. Michael Lloyd, director gerente de LTC Scaffolding, dijo que su empresa ha invertido 300.000 libras para actualizar parte de su flota y cumplir con los estándares de Ulez. Aún así, debe pagar 2.500 libras a la semana por sus vehículos no compatibles. Dijo que «la mayoría de las pequeñas empresas» no pueden pagar ese gasto. La expansión de Ulez es «una buena idea», pero debería haberse pospuesto durante al menos seis meses», según Lloyd.

Por su parte, Jemima Hartshorn, del grupo de campañas de calidad del aire ‘Mums for Lungs’, dijo que la expansión de ULEZ significará que “millones de personas respirarán un aire más limpio”.  “Aplaudimos al alcalde de Londres por su liderazgo, pero también lo instamos a que continúe tomando medidas audaces porque, incluso con este plan, Londres seguirá estando contaminada».

Las pequeñas empresas, las organizaciones benéficas y los londinenses discapacitados o con bajos ingresos pueden solicitar a TfL una subvención de 2.000 libras si desechan un automóvil que no cumple con las normas y compran un vehículo más limpio. Aquellos que desguacen una motocicleta o ciclomotor pueden ser elegibles para un pago de hasta 1.000 libras. Pero los planes para furgonetas, minibuses y camiones se han suspendido debido a “una demanda sin precedentes y unos fondos limitados”.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio