Portada | Actualidad | Economía | Los claroscuros de la recuperación

Los claroscuros de la recuperación

Para el Reino Unido, 2014 pasará a la historia como el año de la recuperación económica. El país anglosajón ha pasado de ser uno de los países más afectados por el estallido de la burbuja crediticia a liderar el crecimiento en Europa; su desempleo se sitúa en estos momentos en el entorno del 6%, y sus datos macroeconómicos están en relativo orden. Sin embargo, un informe recientemente publicado por la Oficina para la Responsabilidad PresupuestariaOBR, en sus siglas en inglés, un organismo independiente del gobierno, ha confirmado que la recuperación no ha alcanzado todavía a los ciudadanos británicos. Y es que de acuerdo al estudio, es más que simbólico que este año se cerrará con un sobre coste de 900 millones de libras para los contribuyentes en concepto de pago por los conocidos como tax credits.

Los tax credits, o créditos fiscales, son un complemento pagado a ciudadanos con bajos ingresos. Fueron introducidos por el líder laborista Gordon Brown cuando éste era Primer Ministro. Para poder ser beneficiario de dicha prestación, se debe trabajar al menos 30 horas a la semana, ser mayor de 25 años y tener unos ingresos inferiores a 13.253 libras anuales o 18.023 si se vive en pareja. El pago básico es, en estos momentos, de aproximadamente 1940 libras anuales. Las parejas con hijos pueden optar también por dichos créditos si sus integrantes están empleados por al menos 16 horas semanales, y la cuantía de éstos depende del número de hijos, que aumenta en el caso de que alguno de ellos sea discapacitado. En estos momentos, se estima que hay cerca de 212.000 familias en el Reino Unido que se benefician de dicha prestación, que supone un coste aproximado de 30.000 millones de libras anuales.

Pese a una mejora económica general, el coste de dicha partida ha ido en aumento en los últimos años y se cierra cada año por encima de la cantidad presupuestada.  De acuerdo al informe de dicha organización, la causa es la llamada “contención salarial”, ya que las empresas han adoptado desde 2008 medidas de límite del gasto, que han tenido como principal eje congelar o reducir salarios. Además, la creación de empleo en los últimos años se ha producido en sectores poco cualificados, en especial venta al por menor y construcción, dando todo ello como resultado que desde 2010 el número de personas con un salario inferior a 20.000 libras anuales haya aumentado 1.5 millones, mientras que el de trabajadores con remuneraciones por encima de esa cantidad se haya reducido en 800.000.

Las reacciones a dicho estudio no se han hecho esperar. Para los laboristas, el estudio viene a confirmar la pobre gestión de la coalición en materia económica. Una de sus portavoces, la economista Rachel Reeves, ha incidido en la propuesta de su partido que pasa por el incremento del salario mínimo a 8 libras en la próxima legislatura, complementado con un programa de incentivos a las empresas para que adopten el pago del conocido como Living wage y la extensión de un programa de pasantías y diversos proyectos de aprendizaje.

Los propios laboristas han presentado simultáneamente otro estudio según el cual desde 2010 el número de personas con salarios por debajo del marcado por el Living wage ha pasado de 3.4 millones a 4.9, al mismo tiempo que el gasto en el subsidio por vivienda o housing benefit para personas que trabajan ha aumentado otros 1.400 millones de libras.

Por su parte, la conservadora Priti Patel, secretaria del Tesoro, ha incidido en la necesidad de mantener el programa puesto en marcha por la coalición. La diputada se ha apoyado en varios estudios realizados por economistas y think tanks, en los que se aprecia un cambio de tendencia en el último año en el apartado de creación de empleo.

El 85% del trabajo creado en 2014 ha sido trabajo a tiempo completo, y aquellos que han estado empleados por más de un año han disfrutado de aumentos salariales por encima del 4%. Del mismo modo, liberales y conservadores se han apoyado en el reciente estudio publicado por Eurostat, según el cual el Reino Unido, junto con Luxemburgo y Alemania, estaría en el grupo de cabeza de países en cuanto a nivel de vida, habiendo rebasado a otras naciones como Suecia o Francia en el último quinquenio.

La OBR ha pronosticado que, tras varios años estancados, en 2015 los salarios volverán a crecer por encima de la inflación. Sin embargo, pese a dicho aumento, sería necesario sostener dicho crecimiento hasta 2020 para simplemente recuperar el nivel de pre-crisis.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio