Portada | Actualidad | Los relojes al revés, nuevo símbolo de Bolivia

Los relojes al revés, nuevo símbolo de Bolivia

El reloj de la fachada del Parlamento de Bolivia marca las horas al revés.El reloj de la fachada del Parlamento de Bolivia tiene, desde esta semana, la numeración al revés y sus ajugas giran hacia la izquierda. Esto, instaurado como nuevo símbolo boliviano, representa el giro de la política del país y una forma de hacer ver al mundo que Bolivia es una nación del Sur, y no del norte. Por este motivo, la forma de registrar el tiempo en los relojes debe ser diferente, al igual que lo son el solsticio y el equinoccio en ambos hemisferios.

La iniciativa, bautizada como «relojes del sur», ha sido presentada por el ministro de exteriores David Choquehuanca, y el presidente del Senado, Eugenio Rojas, ambos indígenas aimaras, y el presidente Evo Morales. «No nos tenemos que complicar, simplemente tenemos que tomar conciencia de que nosotros vivimos en el Sur. No estamos en el Norte», dijo Choquehuanca.

Según esta nueva configuración, las doce siguen situadas en el norte, pero ahora las manecillas giran a la izquierda para contar las siguientes horas 1,2,3,4,5 hasta el 6, de donde suben por la derecha para recorrer el 7,8,9,10 y 11.

Las autoridades bolivianas, a su juicio, deben trabajar para aumentar esa conciencia, pero no se puede imponer ningún cambio a la gente, para la que, según reconoció, supone «una sacudida del cerebro».

«Si quieren comprarse un reloj del Sur hágalo, si quieren utilizar un reloj del Norte, ustedes van a poder utilizarlos. No se puede imponer», replicó Choquehuanca al ser preguntado sobre si el Gobierno extendería el uso de esos relojes.

Según el ministro, esta iniciativa está en el contexto de otros avances que ha tenido la cultura andina para su reconocimiento, como el uso de bandera indígena whipala, hoy un símbolo nacional reconocido en la Constitución. Citó asimismo la hoja de coca, también protegida por la Carta Magna, las campañas a favor de la Madre Tierra o Pachamama y la revalorización de la quinua.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio