Portada | Cultura y Ocio | Cine | Luces, nieves… ¡acción! 5 películas para Navidad

Luces, nieves… ¡acción! 5 películas para Navidad

Fin de semana por la mañana. Bien enrollados en el edredón, abrimos un ojo para vislumbrar la habitación. Cristales empañados, ruido de cacerolas en la cocina, olor de platos muy especiales. Cuando la temperatura cae a niveles de escalofrío, las ventanas son una luz tamizada y el décimo de lotería de Navidad descansa junto al –conjuntado- árbol de Navidad, todo el mundo sabe que, para gusto o para disgusto, ha llegado de nuevo ese momento del año. La que escribe se decanta por el gusto; más que nada porque Navidad es cine.

Si hay una época del calendario para el celuloide esa es la Navidad, y todo amante del séptimo arte se frota las manos desde septiembre cuando empiezan los grandes festivales que llevan a las pantallas del mundo los mejores títulos del año. Salas grandes y pequeñas, multiplex e independientes, servicios de alquiler online y DVD caseros al calor de la mantilla y el brasero, todo rezuma cine, cine, cine con un poco de cine para rematar. No en vano decenas de grandes hazañas de la pantalla tienen como tema la Navidad o son, por algún motivo, producto navideño de la mano del turrón y el mazapán. Pero cinco, sólo cinco, serán las elegidas o la lista ocuparía la edición entera. Así que, con disculpas por aquellas maravillas que se dejarán en el tintero, la segunda mitad de diciembre da paso a cinco estrellas de la Navidad ‘kinetoscopiana’. Háganse con ellas y prepárense para disfrutar el séptimo aroma de la Navidad:

The Muppet Christmas Carol (1992)

¿Cómo olvidar a los muñecos de trapo? Inspirada en el clásico de Dickens, las estrellas de Jim Henson Studios avivan la conocida historia con la Rana Gustavo en el papel de Bob Cratchit, la adorable cerdita como la muy sufrida esposa y un grupo entero de coloridos teleñecos poniéndole sal a la historia. Un clásico modernizado de la era victoriana.

Home Alone (1990)

El DVD navideño por excelencia. El conocidísimo filme que hizo a Macaulay Culkin una estrella entre las estrellas y que, 20 años después, aun no ha perdido ni un ápice de relevancia. Hoy en día es un clásico de Navidad. ¿Hace falta recordar que Culkin es un adorable e inocente niño de 8 años que se queda solo en casa por error mientras que su familia pasa toda clase de peripecias tratando de volver por él? Este avispado Culkin (por cierto, ¿qué fue de Culkin?) hasta se deshace de un par de bandidos de medio pelo. Al final, el niño comprende el valor de la familia y lo difícil que sería vivir sin ellos. ¿El mensaje más clásico y cursi de la Navidad? Puede, pero seguro que más de uno ya está rebuscando la cinta de VHS en el cajón…

Rudolph, the Red-Nosed Reindeer (1964)

Magnífica. Una cinta algo más vieja pero que, curiosamente, los niños de todas las generaciones siguen adorando (incluso más allá de la infancia). He aquí la oportunidad de asombrar a los jóvenes del siglo XXI con la animación del dibujo clásico hecho a mano y que prácticamente se ha perdido en nuestros días. La historia sigue las aventuras de Rudolph que, como el hijo pródigo, vuelve a casa tras un traspié salvando la Navidad.

The Grinch (2000)

Sin problema tanto si se escoge la película de acción, versión de Jim Carrey, como si se prefiere el dibujo animado clásico de 1966, el espíritu navideño que se desprende está asegurado gracias al fantástico Dr. Seuss. Con sus malvados planes, este antihéroe navideño termina dejándose invadir del espíritu de la Navidad cuando hace amistad con la dulce Cindy Lou Who.

It’s a Wonderful Life (1946)

Es difícil imaginar que este clásico de Frank Capra pudiera haber fracasado en su estreno; especialmente considerando que tiene a James Stewart y Dona Reed en cabecera. Parece que la historia de un hombre que lo pierde todo para darse cuenta de qué es lo que tiene resulta, simplemente, demasiado emocional para ser desterrada de la historia del cine (precisamente por lo cual es posible que esté en la televisión cada Navidad). Está claro que es considerada un regalo para cualquier familia: el imbatible sentimiento de poder reunirse a ver semejante título que traerá más de una lágrima (de felicidad). Este es un filme que, como Love Actually de Richard Curtis, se convierte en obligatorio para el resto de la vida tras verla por primera vez.

Si esta lista, que es apenas un abrebocas del aperitivo del entrante, despierta el apetito de más de uno, será porque después de todo y aunque algunos se quejen, la Navidad es más acogedora y más cinéfila de lo que la mayoría admite. El propio Jack Skeleton, en Nightmare Before Christmas, lo describía muy bien: «Un gran calcetín de color, preparado con gran ilusión, ah, sí, ¿qué hay dentro?… ¡Hay un pié! Déjame quiero ver, y quizá esté podrido… ¡Qué bien!» Nos vemos en 2011 y ya veremos lo que hay que ver. Con estos «cinco» títulos (¿se han dado cuenta? Ha habido trampa…) los dejo con nuestro amigo Jack: que disfruten de esta dosis muy pequeña de su encanto fantasmal.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio