Portada | Cultura y Ocio | Mendoza, el oasis argentino del vino

Mendoza, el oasis argentino del vino

En esta ocasión, me gustaría hablaros de una zona muy especial y única. Me refiero a Mendoza, en Argentina, donde la uva reina es la Malbec. En Mendoza, fueron los colonizadores españoles los que empezaron a plantar las primeras vides traídas de España y tras la llegada de los misioneros jesuitas, se fundó una ciudad llamada Mendoza en 1561. Mas tarde, en 1900, una nueva ola de inmigrantes llegados de las zonas vitivinícolas de Francia, Italia y España, comenzaron a cultivar las variedades locales, e implantaron los métodos de elaboración del vino. Argentina es sinónimo de grandeza. Este país de notables tesoros naturales y paisajes extraordinarios, que combina montañas y llanuras, posee una superficie cultivada de casi 210.000 hectáreas. Argentina tiene una serie de bienes y ventajas que definen a su vez las características de sus vinos.

La primera (y probablemente la más importante) es la altitud. Debido a la estrecha proximidad de los Andes, las vides se cultivan en llanuras cuya pendiente oscila entre el 0,2 al 2 por ciento, y cuya altura varía de los 300 a los 2.400 metros sobre el nivel del mar. Estas particularidades son únicas en el mundo, ya que no sólo Argentina tiene los viñedos más altos del planeta, sino también una altura media que supera los 900 metros.

El segundo es el terroir (terreno), ya que aunque la estructura del suelo varía de región a región, podría resumirlo en que predomina la textura arenosa gris, con sustratos de grava, piedra caliza y arcilla.

Los viñedos más importantes se encuentran principalmente en el oeste, después de los Andes por debajo de la zona de Salta (en el norte) hasta Río Negro en la Patagonia (en el sur).

Singularidad

Cuando pienso y menciono los vinos de Argentina, la primera región que se me pasa por la cabeza es Mendoza. Esta es la mayor región productora de Argentina, con un 70% de la producción total de vino del país. Mendoza, se podría dividir en tres grandes «oasis vinícolas». Uno de estos oasis se encuentra en el norte de la provincia, en la cuenca de los ríos Mendoza y Tunuyán. El segundo se encuentra en el centro de la provincia, y el tercero al sur, regado por los ríos Diamante y Atuel.

En el norte de Mendoza las tierras no tienen mucha inclinación y por eso se adapta mejor el cultivo de las vides blancas, como el Chardonnay, Sauvignon Blanc, Chenin Blanc, Ugni Blanc y Torrontés (esta última considerada como la uva blanca más importante de Argentina). Y entre las variedades tintas podemos encontrar, Syrah, Cabernet Sauvignon, Bonarda y Malbec.

Dentro de Mendoza está la zona de Luján de Cuyo, que forma parte de una región tradicionalmente vitivinícola conocida como la zona prime de los vinos argentinos. Históricamente esta región está considerada como una de las mejores en la producción de vino argentino. Esta área se ubica al sur de la ciudad de Mendoza.

La altura de los viñedos son ideales, y sus suelos son considerados como los mejores de la provincia, ya que sin duda han desempeñado un papel muy importante para la calidad de sus caldos.

Luján de Cuyo, tiene su propia Denominación de Origen desde 1989 (oficialmente reconocida en 1993). La altitud de los viñedos de esta región va desde 860 a 1.067 metros, y sus suelos se basan en antiguos depósitos aluviales y de degradación de los minerales de las rocas de la Cordillera de los Andes.

El Malbec es la variedad más característica de la zona. Se utiliza para producir el vino tinto emblemático de la región, la provincia y el país. Sus caldos se caracterizan por su color rojo con reflejos violáceos con una expresión de frutos rojos, y un sabor intenso, suave y carnoso, que llena el paladar sin una sensación de dureza.

¿Mi Malbec?: Trapiche, Clos de los siete, Cuvelier los Andes.

Agustín Trapero
Jefe Sumiller
Lauceson Place Restaurant

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio