El sistema de transporte de Londres vive su peor crisis en décadas

Metro transporte Londres huelgas trenes
pisaphotography / Shutterstock.com

Con un millón de viajes de usuarios menos en transporte público al día y un incremento “significativo” de londinenses que retoman el uso de sus coches para ir a la oficina, el sistema de transporte de Londres (Transport for London, por sus siglas en inglés) afronta una de sus peores crisis.

No en vano, el alcalde de la capital británica, Sadiq Khan, ha advertido que se recortarán 100 rutas de autobús, 200 más tendrán baja frecuencia y los trenes del metro que estén desgastados no serán reemplazados hasta la década de 2040.

Como si esto fuera poco, todos los nuevos esquemas de seguridad vial para ciclistas y peatones serían abandonados. Los esfuerzos de “Visión Cero” para eliminar las muertes en las carreteras se detendrían y los autobuses diésel permanecerían en uso hasta 2037.

«Sin una inversión significativa y sostenida, veremos un círculo vicioso dañino con recortes de servicios, arrastrando a Londres de regreso a la era de los años 70 y 80». / Andy Byford, TFL.

Desde TFL advierten

El Ayuntamiento dice que esto podría llevar a Londres de vuelta a aquella red de transporte poco confiable y sin fondos que se vio por última vez en los años setenta y ochenta. A su vez, el comisionado de TfL, Andy Byford, dice: “Sé de primera mano el daño que la inversión insuficiente puede causar en el sistema de transporte de una ciudad. Ya tuve que luchar con sistemas de señalización obsoletos, infraestructura desgastada y capacidad inadecuada mientras me desempeñaba como presidente de New York City Transit«.

«En repetidas ocasiones he advertido que una situación similar era factible en Londres si TfL carece de financiación«, añade Byford. «Sin una inversión significativa y sostenida, veremos un círculo vicioso dañino con recortes de servicios, arrastrando a Londres de regreso a la era de los años 70 y 80», concluye.

El agujero financiero del sistema de transporte de Londres

TfL enfrenta un agujero de 1.300 millones de libras esterlinas en su presupuesto de inversión de capital y reparaciones más allá de abril de 2023. Sin garantías, tendrá que entrar en un período en el que solo se llevan a cabo reparaciones críticas para la seguridad.

Fuentes gubernamentales dijeron que ya se habían encontrado casi 5.000 millones de libras para TfL en tres rescates y que Khan había acordado revisar los niveles de servicio según los términos de los acuerdos. Las finanzas de TfL han empeorado repentinamente, con una caída de 141 millones de libras en ingresos. El número de pasajeros en metro es el 65% de lo normal, mientras que el número de autobuses es el 71% de lo normal.

La red de autobuses, que tiene alrededor de 700 rutas, se reducuría en un 18% y los servicios del metro de Londres en un 9%. Khan advierte: “A menos que el gobierno proporcione la financiación a largo plazo necesaria para mantener nuestra red de transporte público, no habrá más remedio que hacer recortes significativos en los servicios justo cuando la demanda está creciendo de nuevo».

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio