Mis despropósitos para el 2011

¡De este año no pasa! Cada 1 de enero hago lo mismo, cojo una libreta y un lápiz y empiezo a apuntar todo lo que me propongo cumplir durante el año que comienza…

Como cada principio de año, estamos llenos de ilusiones, sueños y proyectos, pero como siempre, muchos de ellos se quedan en la libreta y se repiten año tras año.

 

Entre los propósitos más comunes, existen muchos tópicos, que no solamente se repiten anualmente sino que compartimos con millones de personas, entre ellos, hacer más deporte, adelgazar, estudiar un idioma nuevo, llevar una dieta más equilibrada, etc…

Creo que es muy bueno tener propósitos, sin embargo, en muchos casos, éstos se convierten en fracasos, por eso es importante tener muy claro qué estamos buscando con lo que nos proponemos y cuáles son realmente nuestros objetivos, así como nuestras posibilidades de alcanzarlos.

Bajo mi punto de vista, los propósitos de cambio son síntoma de buena salud y autoestima ya que personalmente, lo que la mayoría de veces me propongo es mejorar como persona y para ello estoy dispuesta a luchar por conseguir esas metas, bien sean estar más sana, tener un mejor trabajo o aprender una nueva lengua.

¿Cuáles son los propósitos más comunes?

  • Salud física: No utilizaré el coche u otros medios de transporte sino que iré al trabajo andando. Desarrollaré el espíritu deportivo, me apuntaré a un gimnasio o a un centro deportivo, llevaré una dieta más equilibrada y ¡adiós al chocolate!
  • Reciclaje profesional: Actualizaré mi currículo. Realizaré un curso de idiomas pendiente o cualquier otro que me ayude a mejorar las expectativas laborales y ascender de puesto, claro está, con mayor remuneración. Esto lo puedo hacer tanto dentro de la misma empresa como cambiando de trabajo o incluso de sector.
  • Belleza: Utilizaré mejores productos de belleza, me maquillaré más, me trataré la piel con cremas hidratantes; miraré lo de la depilación definitiva, haré un esfuerzo e iré a la peluquería más a menudo. Ah, la manicura es esencial, ¡las manos hablan por sí solas!
  • Vivienda: Necesito más espacio; quiero irme a vivir al campo; estoy harta de la ciudad. Ya no quiero vivir con mi familia ni compartir piso con mis amigos, prefiero mi independencia, ¡ya soy mayor!, ¡No quiero vivir como una estudiante!, ¡En mi país tenía mi propio baño y aquí lo tengo que compartir con 5 personas!
  • Pareja: Tengo que encontrar una pareja estable, ya hace tiempo que me divorcié y es hora de seguir hacia adelante. No soy feliz con mi pareja, creo que voy a buscar una nueva porque el amor debería darte la felicidad y no destruirte la vida. Creo que es hora de tener hijos, hay que sentar la cabeza, ¡que se me pasa el arroz!

¿Te sientes identificad@ con algunos de estos propósitos?

Yo, este año he decidido no hacer propósitos de año nuevo, sino dejar que la vida siga su curso y que fluya por sí sola; quiero seguir comiendo chocolate porque me hace feliz; aprovechar las oportunidades que la vida me ofrezca; dedicarme más tiempo a mí misma para hacer aquello que me apetezca; leer más y pensar menos; escribir historias de amor; comprarme una caja enorme de lápices de colores; viajar el mundo y tomar fotos de los rincones más remotos de la tierra; deseo seguir riendo mucho, si puede ser a carcajada limpia, incluso de mí misma cuando sea necesario y quiero compartir ratos agradables con mi familia y mis amigos; me encanta soñar despierta y quiero comprarme un hula hoop de color rojo.

Y tú, ¿qué despropósitos tienes para el 2011?

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio