Muere Michael Robinson, el inglés al que adoptó España

0

Esta mañana el mundo del deporte y del periodismo ha conocido una terrible noticia. Michael Robinson (Leicester, 1958) ha fallecido en Madrid a los 61 años de edad. Desde finales de 2018 luchaba contra un cáncer de piel que no le impidió desempeñar su faceta como comunicador.

Toda persona seguidora del deporte y en especial del fútbol debería conocer el nombre de Michael Robinson. Puede que los más despistados no lo hagan. Pero si hablamos de ese comentarista de la televisión con un acento británico divertido y un dominio de los refranes y dichos populares españoles envidiable, deberíamos disipar toda duda. Aunque reducir a eso la carrera de Michael sería injusto.

Robinson desarrolló toda su carrera futbolística como delantero en diversos clubes de fútbol británicos. Entre ellos, dos equipos importantes como el Manchester City o el Liverpool de sus amores. Con este último llegó a ganar la 5ª Copa de Europa del equipo red, disputando los últimos minutos de la final en Roma. Una serie de constantes lesiones de rodilla le obligaron a poner rumbo a Pamplona para jugar en el Club Atlético Osasuna en 1987.

Los años de Michael Robinson ‘viviendo’ en Osasuna

Según sus propias palabras, antes de llegar a España, incluso durante los primeros días entrenando con el equipo navarro, creía que vivía en Osasuna en lugar de Pamplona. A pesar de sólo jugar dos temporadas en el equipo ‘rojillo’, sus goles fueron decisivos para que el equipo no descendiera a Segunda División. Tras su segunda temporada con el Osasuna se vio forzado a retirarse por una lesión de rodilla. Fue entonces cuando empezó a desempeñar el papel del Michael Robinson que todos conocemos.

Comenzó en 1989 retransmitiendo partidos de la Liga Inglesa en TVE. En 1990, con la creación de Canal+ en España, Alfredo Relaño quiso contratarle como narrador de partidos de fútbol junto a Carlos Martínez. Una dupla que narraría los partidos más importantes del fútbol nacional e internacional de forma ininterrumpida desde ese año, hasta el pasado 11 de marzo que narró su último partido junto a Carlos. Curiosamente lo hizo desde Anfield, su casa, el estadio del club del que siempre estuvo enamorado. Fue cuando escuchó por última vez a los hooligans reds cantar el You’ll never walk alone.

Además de comentar los partidos de liga y Champions, presentó el programa ‘El día después‘ desde el año 1994 hasta 2005. Fue allí donde se ganó el cariño tanto de profesionales del mundo del deporte y de la comunicación, como del espectador. Lo hizo gracias a su sentido del humor analizando jornada tras jornada las anécdotas más divertidas de La Liga. En 2007 dio un paso más adelante. Comenzó a presentar su propio espacio deportivo llamado ‘Informe Robinson‘. En este programa dejó de lado -aunque de forma intermitente- su sentido del humor para acercar al público historias relacionadas con el deporte. Temas como la superación, la importancia del fracaso o el esfuerzo, serían tratados durante 13 años mediante episodios mensuales. Gracias a una calidad audiovisual excelente, ‘Informe Robinson’ fue galardonado con varios premios, entre ellos un Premio Ondas en el año 2009.

“Estoy perdiendo 2-0, pero tengo a Messi quitándose el chandal”

En diciembre de 2018, Michael Robinson anunciaba en la Cadena SER que tenía cáncer. Lo hacía en ‘La Ventana’ junto a su amigo y compañero Carles Francino. Michael quiso rebajar la dura noticia contando una anécdota de cómo se lo hizo saber a su colega Julio Maldonado ‘Maldini‘. Maldini es un periodista deportivo conocido por ser uno de los mayores conocedores de fútbol del planeta. Robinson quiso contarle su problema en forma de metáfora futbolística. “Estoy perdiendo el partido 2-0 y faltan 30 minutos para el final. Pero tengo a Messi quitándose el chándal, listo para entrar a jugar para mí”. De esta forma hacía alusión a Emiliano Calvo, el oncólogo que le estaba tratando en ese momento.

El anuncio de su muerte se hacía desde su cuenta oficial de Twitter, donde su familia daba a conocer la noticia. Agradecían a todas las personas sus muestras de cariño y el haber convertido a Michael en un “hombre feliz”. Las innumerables muestras de respeto y cariño que Robinson ha recibido por parte de compañeros, rivales, admiradores y otra mucha gente ha demostrado que en efecto, he never walked alone.

 

 

 

 

Sobre el autor

Periodista amante de la música y el deporte. Actualmente en Londres.

Deja tu comentario