Las muertes de personas sin hogar aumentan un tercio en Reino Unido

0

Los fallecimientos de personas sin hogar no han parado de aumentar en Reino Unido tras el estallido de la pandemia del Covid-19. Y es que durante 2020, casi 1.000 personas sin techo murieron en territorio británico. Un dato que, según la actualización del estudio Dying Homeless Project, ha crecido en más de un tercio.

Muertes de personas sin hogar en Reino Unido

La nueva investigación, llevada a cabo por la organización Museum of Homeless (MoH), ha revelado un crecimiento alarmante del número de personas que mueren sin hogar. Tras el estallido de la pandemia, el 10 de marzo de 2020, MoH decidió detener todo y redirigieron sus recursos a campañas y apoyo directo de emergencia para esta comunidad.

Concretamente, Dying Homeless Project registró 976 muertes en Reino Unido. De ellas, 693 muertes fueron de personas sin hogar en Inglaterra y Gales, 176 en Escocia y 107 en Irlanda del Norte. Cifras que suponen un crecimiento del 37% respecto a los datos de 2019, con un total de 710 defunciones. Los datos se recopilaron a través de más de 300 solicitudes, fuentes de noticias locales y una red nacional de organizaciones que contribuyeron al proyecto.

Mientras, las cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) publicadas en diciembre de 2020, encontraron que el número de personas que mueren sin hogar en Inglaterra y Gales aumentó por quinto año consecutivo en 2019. Además, en ciudades como la capital Londres, la cantidad de personas que duermen a la intemperie aumentó un 170% entre 2010 y marzo de 2020.

Jess Tuttle, cofundador MoH, dijo que los hallazgos demostraron cómo la crisis sanitaria del coronavirus había afectado a un sistema «ya cortado hasta los huesos después de 10 años de austeridad». El Ministerio de Salud pide ahora una investigación nacional confidencial sobre las muertes de personas sin hogar.

¿Por qué mueren las personas sin techo en Reino Unido?

El fuerte aumento de las defunciones de esta comunidad se produce a pesar del plan Everybody In. Se trata de un esquema de actuación adoptado por el Gobierno de Reino Unido tras la aparición del coronavirus. Su propósito no es otro que brindar refugio seguro a miles de personas sin hogar en Reino Unido.

Durante el primer confinamiento se ayudó a aproximadamente 29.000 personas a encontrar alojamiento. Sin embargo, la provisión de alojamiento en hoteles de emergencia no pudo compensar los recortes sufridos en los servicios de bienestar con anterioridad. Del total de muertes registradas, el 36% estaban relacionados con el consumo de drogas y alcohol y el 15% apuntaba al suicidio.

Jess Turtle argumentaba que «una habitación de hotel o albergue no sustituye a un hogar seguro«.

Qué pide este Museum of Homeless

Según los hallazgos de este estudio, el Gobierno británico de Boris Johnson necesita aumentar significativamente el apoyo a este sector vulnerable. Por ello debe ampliar la inversión a largo plazo en viviendas municipales y servicios de apoyo.

Turtle pidió al Gobierno que tiene que «hacer más para detener esta terrible pérdida de vidas». Polly Neate, directora ejecutiva de Shelter, dijo que a pesar del arduo trabajo para sacar a la gente de las calles, las personas siguen sin hogar a diario debido a la falta de viviendas asequibles. “Antes de la pandemia, había más de un millón de hogares en la lista de espera de vivienda social. Mientras miramos hacia la recuperación, poner fin a la crisis de la vivienda debe ser una prioridad”, explicaba.

Y es que según otro informe de Observer más de 70.000 familias en todo el Reino Unido se han quedado sin hogar desde el comienzo de la pandemia. Mientras tanto, decenas de miles más se ven amenazadas a quedarse sin hogar a pesar de la prohibición gubernamental de los desalojos durante 2020.

Sobre el autor

De naturaleza errante y vocación periodista, nací en Benidorm, ciudad de contrastes y clichés.

Deja tu comentario