Mundial de Rusia: Croacia, el valor de llegar a una final

0

Muchas veces, el fútbol deja sorpresas maravillosas. Era impredecible que una selección como Croacia, con menos de cinco millones de habitantes, pudiera llegar a la final de un Mundial tras derrotar a Inglaterra. Sin embargo, hay mucho más: además de ser una clasificación histórica para su país, hay algunas historias y datos que aumentan el valor de la hazaña.

Croacia, un pasado oscuro

Un conflicto bélico estalló en tierras croatas a principios de los años 90. Muchos de los jugadores vivieron una infancia que ningún niño desearía. Rakitic, Modric, Lovren o Corluka son solo algunos de los nombres de los niños que, ante la terrible situación, se vieron obligados a abandonar su tierra, convirtiéndose en refugiados.

La guerra de Yugoslavia marcó un antes y un después. Su familia luchaba cada día por sobrevivir a una guerra. No obstante, ninguno de ellos olvidó su sueño de jugar al fútbol. Por fin, en el Mundial de Rusia, les ha llegado su recompensa. Se puede decir, con total plenitud, que es una suerte que estén en la final del Mundial.

Modric, el protagonista de la selección

Bandera de Croacia en el Mundial. Fuente: PixabayEl capitán del barco croata es bien conocido por los amantes de este deporte. Luka Modric, jugador del Real Madrid, es el protagonista de todos los titulares. Su niñez aumenta la gesta que hoy vive ya que, según aseguraba el director deportivo del NK Zadar, “vio con sus propios ojos cómo mataban a su abuelo”. 

Modric persiguió su sueño de jugar al fútbol, a pesar de la opinión de algunos clubes, que afirmaban que ‘era demasiado débil’. Su polivalencia y valía lo llevaron al Dinamo de Zagreb, el comienzo de una carrera que aún permanece. Hoy en día, se encuentra en la final de un Mundial, e incluso aspira a ganar el Balón de Oro a final de año. La vida da muchas vueltas.

Inter de Milán y Bayern, presentes en una final de nuevo

Esta clasificación de Croacia guarda un curioso dato. Desde hace 40 años, la final del Mundial siempre ha estado disputada por un futbolista perteneciente a estos dos clubes. Brozovic y Perisic, por el lado del Inter, y Tolisso, por el del Bayern Múnich, serán los encargados de seguir con esta tradición.


Pasar de esquivar granadas a jugar la final de un campeonato del Mundo. Una tierra que aún necesita ayuda para olvidar. Esta es la historia de una heroica Croacia, que está muy cerca de la gloria contra todo pronóstico. Está por ver si sus futbolistas, sabiendo todo esto, son capaces de rematar el sueño. Un sueño del que ningún croata quiere despertar.

Sobre el autor

Periodista en proceso. España, Italia y ahora Reino Unido.

Deja tu comentario