El origen de las greeting cards en Reino Unido

0

Una cosa que nos llama la atención en nuestra llegada a Reino Unido  son las tarjetas de felicitación o las greetings cards. Sí, esas que en España solo utilizamos una o dos veces al año. Pues bien, aquí como habréis podido comprobar en cualquier papelería, supermercado, kiosko o tienda de regalos tienen una pared completamente dedicada a las greetings cards. Incluso hay que decir que existen tiendas que se dedican en exclusiva a la venta de este producto.

Nosotros estamos acostumbrados solamente a las tradicionales tarjetas navideñas, y alguna que otra tarjeta de cumpleaños. Las greeting cards nos descubren todo un mundo de posibilidades.  No hay momento del año, acontecimiento o celebración que no tenga su maravillosa tarjeta. Además las hay para todos los gustos y colores. Desde las más sencillas y sobrias, hasta las que se convierten en cajas de música con figuras en movimiento, pasando por tarjetas en 3D, puzzles,  e incluso hay algunas que se convierten en lámparas.  Lo dicho, un amplio mundo de posibilidades, que los de la península ibérica desconocíamos.

¿De donde vienen las greeting cards?

Toda esta tradición se remonta a 1843, cuando Henry Cole, el que más tarde sería el fundador del Victoria and Albert Museum, decidió encargar a al ilustrador, John Callcott, la primera tarjeta navideña de la historia. El artista dibujo a una familia en torno a una mesa celebrando la navidad junto con el típico mensaje navideño, “a Merry Christmas and a Happy New Year”. De esta bonita estampa navideña se hicieron 1000 copias que fueron coloreadas a mano y que Cole repartió entre familiares, amigos y conocidos.

Cuando no habían pasado ni veinte años, con motivo de la industrialización, la mejora de la tecnología,  hizo que comenzaran a imprimirse las tarjetas de navidad en serie y su precio descendiese, haciendo de las tarjetas un producto accesible para todo el mundo. Pero su éxito ya imparable llegó cuando la reina Victoria comenzó a hacer encargos para repartir entre seres queridos y compromisos.

Así que en 1880 el envío de tarjetas se había convertido en algo tan popular que tenía su propia industria que solo en ese año llegó a producir 11,5 millones.

Mejor hermana, aniversario, pedida de mano, nuevo trabajo, día de la madre, del padre, el mejor padrino, semana santa, bebe en camino… estos y mil motivos más son por los que puedes mandar tus mejores deseos a las personas que quieres. Cualquier ocasión lo merece.

¿Tú también eres un fan de las greeting cards?

Sobre el autor

Mis pasiones comunicar y viajar. Adicta a la información, el aguacate y el chai latte. Cinéfila y seriéfila. No sobreviviría un verano sin helado de vainilla. Amante de la montaña y la playa a partes iguales. No soporto el viento sur, la gente pesimista ni el desorden.

Deja tu comentario