Pensemos en China, no en Grecia

Seguimos con la angustia de la crisis griega y dejamos de un lado otros países, con más habitantes, que podrían estar dirigidos a una crisis de repercusiones mayores. El globo sonda desvía la atención ahora a Grecia y en general, a Europa. Pero China, cuya población supera los 1.300 millones de habitantes, está sufriendo también la burbuja inmobiliaria, los precios bajan, a las empresas del sector de la construcción les cuesta conseguir financiación y por si fuera poco, la deuda de las administraciones locales ha llegado al 27% del total de la economía.

Aparecen síntomas de desaceleración de la economía china, y en general de los países emergentes. La escalada de la crisis europea también origina consecuencias internas en el gigante asiático por la presión sobre la inflación, lo que complica las medidas adoptadas por Pekín para controlarla, así como en el crecimiento económico. Imaginemos por un momento que en China, dios no lo quiera, se levantan revueltas…. sus calles están empezando a hervir. Si esta tendencia negativa llega a reducir el crecimiento del país, lo que va a suceder en las calles del gigante asiático nos afectará a todos, y bastante más que Grecia.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio