Por qué es tan perjudicial el aceite de palma

0

El aceite de palma está, desde hace unos años, en el punto de mira de muchos expertos en nutrición, y también consumidores preocupados por la alimentación en general. El producto está considerado perjudicial para la salud, al ser una grasa no saludable. Además, su producción es perjudicial para el medio ambiente, ya que causa la deforestación de miles de hectáreas de bosques y selvas al año.

Qué es y para qué se utiliza el aceite de palma

El aceite de palma se obtiene a partir de los frutos de la palma africana (Elaeis guineensis), que tiene su origen en el golfo de Guinea, en el África Occidental. No obstante, a principios del siglo XX se introdujo de forma masiva en el suroeste asiático, que a día de hoy es una de las zonas más explotadas para la obtención de esta sustancia. Indonesia y Malasia son los países que concentran la mayor parte de la producción mundial, con un 85% .  Otros países que lo exportan son Papúa Nueva Guinea, Tailandia, Camboya, Colombia y México.

El aceite de palma tiene muchos y distintos usos, tanto alimentarios como industriales. El producto se encuentra presente en una gran cantidad de platos precocinados, bollería, dulces, pizzas, algunos alimentos hechos a base de pan, y también en la margarina. Pero con este aceite también se fabrican productos de limpieza como jabones o detergentes, así como cosméticos y demás productos de belleza. Por último, también se puede utilizar para la fabricación de biodiesel.

Se considera el aceite más utilizado del mundo, incluso por delante del de soja o el de colza. El motivo por el que se emplea en masa es porque es más económico que otras sustancias. Según Index Mundi, una página web que indica los precios de las materias primas, la tonelada de palma tuvo un valor de 552 euros en marzo del 2018. En el mismo periodo de tiempo, una tonelada de aceite de girasol se situaba en los 650 euros, y una de aceite de oliva puede llegar a los 3.500 euros.

Factores perjudiciales del aceite de palma

 1. Es perjudicial para la salud

El aceite de palma palma contiene ácidos grasos saturados como el láurico, palmítico y mirístico, que son perjudiciales para la salud. Según ha explicado Rafael Garcés, investigador del Instituto de la Grasa del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC): “Es una grasa oculta no saludable ya que sube los niveles de colesterol malo y baja los del bueno”.

La Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, aconseja no abusar de este producto debido a su alto contenido en grasas saturadas. Esta advertencia se produjo después de que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) comunicara que el aceite de palma, tratado a más de 200 grados podría tener compuestos cancerígenos.

La última normativa europea sobre etiquetado exige que se especifiquen todos los componentes de un producto, ya que hasta ahora, el aceite de palma estaba indicado como aceite vegetal.

2. Es dañino para el medio ambiente

El investigador Garcés ha señalado también que en Europa se importan unos 9 millones de toneladas de aceite de palma al año, de los cuales 5 o 6 se destinan a la alimentación industrial. Para que se fabrique todo esta cantidad de producto, hay una gran explotación de los recursos naturales que daña medio ambiente.

Tal y como se ha mencionado antes, en Indonesia y Malasia, al ser tan alta la producción, también es mucho mayor el impacto medioambiental, provocando la deforestación de las selvas y bosques tropicales para la plantación de la palma aceitera. En Indonesia, las zonas de Borneo y Sumatra se están viendo gravemente afectadas por este problema, tanto que el 98% del bosque primario de Indonesia será destruido antes del 2022, según aceitedepalma.org, una asociación que lucha para evitar este impacto ambiental.

La organización también denuncia el peligro al que están siendo sometidos los orangutanes, que se encuentran en peligro de extinción. Estudios recientes muestran que  hoy en día solo quedan entre entre 70.000-100.000 ejemplares en Borneo.

3. La población local como mano de obra explotada

Aunque es cierto que los países productores reciben ingresos a cambio de la exportación del aceite de palma, ello no significa que detrás no haya una explotación de los trabajadores, y un impacto en el ámbito social de la comunidad en medio del proceso. De esta forma, la producción del aceite de palma también está relacionada con la violación de los derechos humanos, incluyendo la mano de obra infantil, en las zonas de Indonesia y Malasia. Las jornadas de trabajo son duras, mientras que el salario es muy bajo.

Además, la desforestación también implica un desplazamiento de las comunidades indígenas de la zona, que están obligados a ver desaparecer su modo de vida tradicional.

Las empresas toman conciencia sobre el aceite de palma

Cada día son más las organizaciones que luchan por eliminar de sus productos el aceite de palma. Así, supermercados como Iceland han anunciado recientemente la retirada de esta sustancia de los productos de su propia marca para finales del 2018.

La firma cosmética Lush también pretende eliminar por completo el aceite de palma de sus productos. Para ello, ha tenido que reformular por completo la obtención de su gama de productos, utilizando los materiales de forma diferente. Simon Constantine, director de ética de la empresa, viajó a Indonesia hace diez años. Durante este viaje Constantine fue testigo del impacto ambiental que estaba causando el uso del aceite de palma, y decidió trabajar para eliminar esta sustancia.

Aún así, y aunque la lucha contra el aceite de palma ya esté en marcha desde hace unos años, la sociedad actúa a contrarreloj, y es necesario cambiar los hábitos de vida que perjudican al medio ambiente cuanto antes para evitar también así nuestra propia autodestrucción.

Sobre el autor

Estudiante de Periodismo en la Universitat Jaume I (Castellón de la Plana). Me encanta viajar, escuchar música y leer. Los conciertos y festivales son mi hábitat natural. También me gusta mucho la playa y el buen tiempo, por eso solo estoy de paso por Londres.

Deja tu comentario