Portada | Cultura y Ocio | «Eljelou», la primera revista del corazón para gente corriente

«Eljelou», la primera revista del corazón para gente corriente

Entrevista con Jesús Rodríguez, periodista musical y editor
¿Quieres disfrutar de los 15 minutos de fama a los que Andy Warhol dijo que todos teníamos derecho? ¿Quieres ser protagonista de una revista del corazón? ¿Quieres mostrar las fotos de la boda de tu hermana, presentar a tus amigos, explicar las vacaciones en Bali de tus padres o lucir las maravillosas reformas de tu casa? Ahora puedes. Eljelou es la primera revista del corazón para gente anónima, como tú o como yo, que desea contar los momentos felices de su vida a través de fabulosos reportajes fotográficos y de un lenguaje propio de la prensa rosa. El periodista Jesús Rodríguez (Madrid, 1962), su creador, está viviendo temporalmente en Londres, mientras su simpática publicación empieza a ganar adeptos.

¿Jesús o Lenin?
Da igual. Lo de Lenin me acompaña desde la época de la facultad, a principios de los 80. En el mundillo profesional de la prensa musical y teatral se me conoce así.

Eljelou es una publicación curiosa. ¿Broma o negocio?
Se planteó en serio, como negocio pero es un proyecto antiguo. Surgió hace unos diez años y registramos el nombre hace seis. Desde luego, no es una broma. Que pueda ser negocio es lo que no se sabe. Por eso junté a diez amigos en torno a mí, para que el riesgo empresarial se diluyese. Cada socio tiene que conseguir noventa suscriptores entre su entorno laboral, familiar y de vecinos para que el proyecto pueda seguir adelante. La idea surge viendo programas de televisión en los que empezaban a aparecer personas normales y corrientes convertidas, de la noche a la mañana, en personajes públicos. Me refiero a Belén Esteban, por ejemplo. O Sonia Monroy. O a Marc Ostarcevic. Gente sin ningún glamour previo. Gente sin méritos extra para ser famosos, salvo acostarse con toreros o vedettes.

¿Por qué este nombre?
Porque recuerda otras cosas sin ser evidente.

Estamos delante de una revista profesional, con una imagen muy parecida a la de las revistas del corazón…
Es el modelo del que partimos. Es una revista del corazón sobre la gente normal.

¿El mercado comunicativo necesitaba un producto de este tipo?
En realidad, no hemos realizado ningún estudio de mercado. Nos guiamos por la intuición y el gusto personal. Hay dos socias, periodistas, que se sienten muy a gusto con este tipo de revistas y hacen su parte encantadas.

La prensa rosa es de las que más vende. ¿A qué crees que se debe?
Puede que los humanos seamos un poco cotillas. Nos gusta el chismorreo y saber de la vida de la gente.

¿Cómo ves el mundo de la prensa rosa?
Devaluado por la presencia de «freaks». Y repugnante por los periodistas que la representan. Me asquean profundamente.

¿Ya no vende hablar de príncipes, artistas e hijos de famosos?
Sí vende, pero nosotros queríamos democratizar el proceso, que cualquier persona que lo desee pueda ver su vida tratada como si de un noble o un millonario se tratase.

¿Quién puede ser protagonista de Eljelou?
Cualquier persona que no sea famosa. Estaría muy bien que los españoles que viven en Londres quisieran regalar a sus familiares y amigos una suscripción y que usen Eljelou para hacerles llegar las fotos de su estancia en la ciudad: comprando en los mercadillos de Londres, en un barco por el Támesis, acudiendo al concierto de Celtas Cortos…

¿A la gente corriente le gusta el glamour del papel couché?
Yo creo que le hace gracia la posibilidad de reírse de sí mismos y de los que salen en las revistas de kiosco y demostrar que ellos también pueden, con los mismos méritos (es decir, ninguno) que los que ya aparecen en ellas.

El tono de la revista es amable como el de su «homónima». ¿Qué tipo de noticias pueden aparecer?
El tono es, efectivamente, amable. No queremos comprometer a nadie, ni buscarle amantes ni «argghs». Puede salir una boda, bautizos, cumpleaños, viajes de vacaciones, comprando en las rebajas, paseando por el Retiro o Hyde Park. Cualquier cosa. Como en las revistas del corazón.

¿Cómo funciona?
Se paga una suscripción de 55 euros (da derecho a recibir 25 revistas) y ya se puede enviar cualquier tema. Sale mensualmente. Lo importante es la calidad de las fotos. Cuanto mejores sean, más espacio puede tener en la revista. El texto ya lo hacemos nosotros, sobre indicaciones del suscriptor.

¿Es rentable una revista de estas características?
Todavía no, pero esperamos que lo llegue a ser. Aún falta cubrir el número de suscriptores.

¿Cómo se difunde el proyecto?
Hemos salido en un montón de medios de comunicación españoles (prensa, radio y televisión) entre los meses de noviembre y diciembre. También hay un reportaje en inglés, de la agencia Reuters, que se puede encontrar en youtube. Y cuantos más suscriptores más gente conoce el proyecto y se apunta.

Y después de Eljelou, ¿qué?
Es pronto para «después de Eljelou». Hacen falta tres años, más o menos, para consolidar una revista, pero si las cosas van mal, en apenas año y medio puede desaparecer cualquier proyecto. En cualquier caso, tengo otro nombre registrado, «La siembra de la cizaña», y sería un proyecto cultural en el que sólo tendrían cabida aquellas propuestas que fueran extremadamente «incorrectas».

La revista forma parte de un proyecto comunicativo más amplio…
No. Eso no. Es una más de las revistas que edito en España, Escenarios, El Espectáculo Teatral, que son formatos para profesionales. Lo que sí puedo decir es que es una idea anterior a la existencia de Facebook.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio