«La coalición actual es mejor que nada, pero me gustaba y admiraba a Gordon Brown», Martin Lee Meenagh

Martin Lee Meenagh, ex profesor del Worcester College
Gran Bretaña se enfrenta a la crisis económica más profunda de la historia sacando un conejo de la chistera: Un Gobierno de coalición. Lo que The Economist ha titulado: «Revolución accidental en Gran Bretaña» es algo que ha cogido a todos los británicos por sorpresa.

El Ibérico ha entrevistado al Dr. Martin Lee Meenagh, un antiguo profesor en Worcester College, Oxford, y experto que opina regularmente acerca de la política británica en su blog: http://martinmeenagh.blogspot.com/.

¿Cree que la coalición era la mejor opción para el Reino Unido?
Es mejor que las demás alternativas, pero no la más querida. Creo que la coalición podría ser más estable que un gobierno en minoría, y en principio podría ser eficaz en términos de la crisis económica en la que nos encontramos. Mi preocupación se basa en algo que a la mayoría de los liberales y a los conservadores no les gusta, lo que podría conllevar a un Gobierno débil a largo plazo.

«Los liberales se han aburguesado»

¿Cree que representa un realineamiento de la política hacia la centro-derecha?
Sólo en parte. Los liberales han sido capaces de presentarse como un partido de centro-izquierda en algunas partes del país y como anti-socialista en los demás. Ahora parece mucho más a un partido burgués, liberal de derecha, como pasa en otros países de Europa. Es como si los liberales se hubieran aburguesado. Ahora persiguen política de centro-derecha. Sin embargo, desde la década de los 80, ha habido una mayoría anti-conservadora en el Partido, por lo que creo que ahora muchos de los liberales se moverán hacia las filas laboristas y que el Viejo Nuevo Laborismo se presentrá como la única opción anti-conservadora de izquierda.
Ha habido muchos temas en la elección que importaban a los votantes y que no fueron discutidos: Europa, la delincuencia y la inmigración, entre otros. Yo diría que los partidos pequeños de «derechas», como el Partido Independencia del Reino Unido, que sí hizo campaña con estos temas, ganaron muchos de los votos de los conservadores. Han hecho una campaña muy moderada y sus miembros lo saben, por eso el resultado no es un Gobierno de derecha, sino un Gobierno en coalición con los liberales.
Creo que a partir de ahora la gran línea divisoria en Gran Bretaña va a ser entre aquellos partidos preocupados por las clases sociales y por proporcionar soluciones de Estado paternalista, como los laboristas, y aquellos que apuestan más por dar mayor libertad al individuo, reducir los impuestos, derechos humanos y disminuir el control estatal en la sociedad, como los conservadores y los liberales. El problema es cómo van a hacerlo compatible con su programa de recortes en el gasto público.

Los tories insisten en que quieren reducir el número de parlamentarios y reducir el tamaño de las circunscripciones y los liberales quieren cambiar el sistema de voto de mayoritario a proporcional. ¿Qué cree que va a pasar?
Creo que los conservadores nunca estarán de acuerdo en establecer un sistema proporcional, y que es algo que no va a pasar. Pero sí pueden estar de acuerdo en crear un sistema electoral alternativo, donde los candidatos tengan que alcanzar un 51% de los votos para ganar un escaño en el Parlamento. También pienso que los liberales y conservadores no van a objetar cambiar el sistema de voto actual, ya que de esta manera podrían eliminar a escaños laboristas asentados en zonas urbanas de Escocia y Gales. El actual sistema de voto beneficia a los laboristas, por eso puede que sea posible que el Nuevo Gobierno inicie una reforma del mismo.

¿Está de acuerdo con la política fiscal del nuevo gabinete?
El nuevo enfoque del nuevo gabinete en materia presupuestaria va a ser el mismo que el anterior: vamos a tener mayores impuestos y menos gasto, porque el país tiene 900.000 millones de deuda y un gigantesco déficit presupuestario. El nuevo gabinete pretende cobrar los impuestos del dinero de los trabajadores y de los consumidores en lugar del de las empresas, y pretende cortar los subsidios a los bancos y las infraestructuras, lo que disminuirá el crecimiento del país. Como no tiene dinero no quiere gastarlo. Creo que esta política les creará una gran cantidad de impopularidad. El Gobierno ha vendido su política como un cambio a favor del compromiso. Vamos a ver cómo funciona.

¿Podría describir los errores y aciertos del anterior Gobierno?
El último Gobierno creyó demasiado en los objetivos, las soluciones de estado y el gasto público. Llegó a Dawning Street con miedo a parecer un Gabinete de «ala izquierda», y prefirió realizar reformas constitucionales y regulaciones estatales en lugar de un cambio fundamental. Escribió una ley penal nueva cada día que estuvo en el poder y usó políticas muy reglamentarias. En última instancia, esto significa que ha perdido el apoyo de su propia gente, no controló el dinero que prestó al banco, y llevó a cabo políticas medioambientales que tiraron una gran cantidad de dinero e hicieron la vida de la gente más complicada.
Por otra parte, el último Gobierno fue elegido sólo con el 22% del electorado, el 35% de todos los votantes. Lo consiguió porque obtuvo una buena prensa y gestionó un sistema electoral que les benefició. Pese a eso, en la anterior legislatura se amplió el Servicio Nacional de Salud, también se aumento el número de estudiantes en la universidad, con ayudas sociales y se aumentaron los ingresos de los más pobres. Estas son cosas de las que el Gobierno laborista se siente orgulloso.

«El país necesita ahorrar más, trabajar más y pagar su deuda pública»

¿Qué clase de reformas son necesarias en la economía británica?
Gran Bretaña necesita reducir el tamaño del Estado, es decir reducir la influencia del Ejecutivo en la sociedad, y de las políticas sociales, para pagar la deuda nacional. También debe tratar con el problema de que muchos de sus ciudadanos no tienen pensiones para la vejez. La gente tiene deudas y piensa que lo único que les puede ofrecer seguridad es apropiarse de un inmueble, es decir comprar una casa, por lo que se endeudan más pagando caras hipotecas. El país necesita ahorrar más, trabajar más, y pagar su deuda pública. El Estado tiene una mano de obra internacional fuerte y tiene control sobre su moneda. Así que la solución simplemente sería menos impuestos a largo plazo, más exportaciones, menos subsidios y la disminución del peso del Estado y de políticas proteccionistas. Otra medida que creo que beneficiaría al país y que disminuiría el poder de los bancos es imponer un impuesto sobre la deuda externa.

¿Cree que el nuevo canciller, Osborne, -el canciller británico más joven en 180 años- está preparado para su puesto?
No, simplemente no lo está.

¿Piensa que la unión entre conservadores y liberales es una nueva era en la política británica, o simplemente un intento desesperado de Cameron de liderar el país?
Nada está muy claro aún, excepto que la economía está encabezada por una crisis tremenda al mismo tiempo que la libra pierde su valor a causa de todo el dinero en metálico inyectado a lo largo de los últimos años. Esto será lo que cambie todo. David Cameron no está interesado en un sistema proporcional para las elecciones. Lo que hará la creciente crisis será hacer más débil uno de los partidos políticos tradicionales y seguramente los otros dos restantes también. Pienso que David Cameron entiende esto y obrará como sea necesario para poner a su partido en una posición que le permita ganar ventaja y resistir ese debilitamiento.

¿Está de acuerdo con la coalición?
No, yo hubiera preferido una coalición de «arco iris», en la que hubiesen más partidos políticos implicados, para crear un nuevo sistema, pero eso ha sido imposible. La coalición actual es mejor que nada, pero me gustaba y admiraba a Gordon Brown, y mi familia es una familia irlandesa de clase trabajadora por la que tories y los liberales no han hecho nada, o si han hecho algo ha sido sólo empeorar nuestra situación.

¿Qué le diría sobre las elecciones a la gente española que le lee?
Que ha sido el principio del fin. Hay una gran crisis político-económica que está viniendo. Después vendrá el verdadero cambio, y el problema económico (dado la influencia de empresas extranjeras tales como el banco Santander en este país), lo que afectará también a España, así que sigan alerta. ¡A no ser que, por supuesto, ustedes tengan su crisis antes.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio