Portada | Actualidad | «Londres es un lugar maravilloso para las abejas»

«Londres es un lugar maravilloso para las abejas»

Benjamin Faga, apicultor y artista independiente
La producción de miel en las ciudades es algo que ya se está llevando a cabo en Francia, EEUU, Alemania y ahora también en el Reino Unido. En pleno centro de Londres, cerca de la bulliciosa estación de King’s Cross, nos encontramos con Benjamin Faga, un norteamericano de Wisconsin que se dedica a cuidar de las dos colmenas situadas en el tejado de uno de los hoteles más originales de la ciudad, el Rough Luxe Hotel. Comenzó a ocuparse de las abejas hace dos años y lleva más de uno manteniendo dos colmenas en este hotel. Una tercera colmena ocupa el tejado de su estudio de Dalston.

¿Cómo surgió la idea de dedicarte a la apicultura en Londres?
Estaba interesado en explorar diferentes fuentes de alimentación y alternativas dentro de una comunidad urbana como Londres. Siempre ando buscando métodos para producir mi propia comida y por supuesto, también para los demás. A parte del cuidado de las abejas, también crio codornices y he montado un jardín en el tejado de mi estudio.

¿Cuál es la relación de Rough Luxe Hotel y las colmenas?
Rough Luxe es el lugar perfecto para albergar mis colmenas. La mentalidad del hotel es crear alternativas al lujo, sin caer en extravagancias. Rough Luxe ofrece lujo de manera personalizada y a pequeña escala, ¡una alternativa muy sostenible!

¿Y crees que Londres es un buen lugar para las abejas?
Por supuesto, Londres es maravilloso para ellas. Forrajean en jardines privados, en parques y en muchas de las tiendas de flores de la ciudad. Se dice que las abejas lo encuentran más fácil en la ciudad que en el campo y que la miel es de mejor calidad.

¿Pero de dónde han salido las abejas de las que cuidas?
Las abejas son originarias de lugares de alrededor de Londres e inicialmente las compré a unos apicultores de las afueras para traerlas a vivir con nosotros.

¿Y cuáles son los cuidados que necesitan?
Las abejas no necesitan de muchos cuidados. Solamente necesito comprobar que la abeja reina está poniendo huevos y que las obreras recogen polen y néctar de las plantas y que lo almacenan en las colmenas para producir miel. Tradicionalmente, los apicultores necesitan tratar las colmenas con pesticidas pero como yo las conservo de manera natural y biodinámica no tengo apenas problemas con eso. Así que no tengo que exponer a las colmenas a esos repugnantes químicos.

Con toda la miel que deben producir supongo que lo tendrás fácil para hacer regalos a tus amigos…
En realidad no he vuelto a comprar un regalo desde que me dedico a la apicultura. ¡Todo el mundo aprecia un trozo de panal! Esta temporada estoy comenzando a vender mi propia miel al público y estará disponible en trozos de panal por tan solo 8 libras. Todos los interesados pueden contactarme en info@benfaga.com

Benjamin y el mundo natural de Londres

Benjamin también hace velas y jabones con la cera de las colmenas. Se dedica a recolectar plantas como las ortigas, que crecen por toda la ciudad (y que según él declara son muy buenas para la piel) para luego hacer jabones con ellas. Este recién graduado con un MA en el Royal College of Art, trabaja en su estudio de Dalston como artista independiente y en un futuro cercano podremos verle vendiendo sus productos en un tenderete de alguno de los populares mercados de la ciudad.

Londres cuenta con una asociación de apicultores con más de 5.000 miembros, cuyas colmenas pueden verse en distintos puntos de la capital. En España, sin embargo todavía no se han dado iniciativas de apicultura urbana, de hecho más de una vez los medios de comunicación han declarado que apicultores o bomberos han tenido que acudir a retirar colmenas que se habían formado en diferentes puntos de alguna ciudad. Solo en Córdoba, su ayuntamiento ha decidido utilizar las abejas como bioindicadores del nivel de contaminación de la ciudad. Y la verdad es que por mucho que la contaminación de las grandes ciudades nos haga sospechar que la miel podría estar contaminada o ser de peor calidad, un estudio elaborado por la Asociación Francesa de Apicultores muestra sorprendentemente datos que apuntan todo lo contrario.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio