Portada | Actualidad | «Mi sueño es que en España las enfermeras tengan algún día las mismas oportunidades que en Reino Unido»

«Mi sueño es que en España las enfermeras tengan algún día las mismas oportunidades que en Reino Unido»

Belén Trujillo, Enfermera Clínica de Investigación en Medicina Respiratoria del Imperial College London
Bajo el cielo gris de una urbe con infinitos caminos nos adentramos en uno de ellos para conocer a Belén Trujillo. Enfermera de profesión y vocación. Un ejemplo más de esfuerzo y dedicación. Ocho años de carrera profesional enfocados al mundo de las enfermedades respiratorias que le han permitido especializarse y alimentar sus aspiraciones profesionales. Nacida en Córdoba en 1978 cursó sus estudios de enfermería en la universidad Virgen del Rocío, en Sevilla. Tras acabar en el año 2001, trabajó durante nueve meses en el geriátrico San Juan de Dios y como por aquella época se necesitaban enfermeras en Inglaterra decidió probar suerte.

En octubre de 2002 ponía su primer pie en el mundo cardiorrespiratorio desde el Papworth Hospital, un hospital asociado a la universidad de Cambridgeshire y especializado en corazón y pulmón. Sus inicios, como todos los inicios, fueron difíciles. Dedicada básicamente a pacientes con trasplantes de pulmón e hipertensión pulmonar tuvo que aprender un inglés técnico a la vez que iba prosperando en su trabajo y asumiendo nuevas responsabilidades. Durante los cuatro años y medio que estuvo en este hospital, de los cuales los últimos ocho meses fueron en la unidad de cuidados intensivos (UCI) de cardiotorácico, pudo conocer un tipo de enfermería basada en los cuidados holísticos .

Llegó el momento de hacer algo nuevo y Londres fue su siguiente parada. La capital británica además de ser una ciudad de paso es también centro de oportunidades, donde Belén supo encontrar la suya en el Royal Brompton Hospital. Después de ser aceptada comenzó a trabajar en la unidad de respiratorio especializada en fibrosis quística que es la unidad más grande de toda Europa. Allí, además de crecer profesionalmente, aprendió a valorar más la vida tras su trabajo con pacientes jóvenes durante los dos años que estuvo.

Pero la suerte le llegó con la oferta de una vacante para el departamento de medicina respiratoria del Imperial College London. Este centro de referencia en Reino Unido buscaba a una persona con experiencia en respiratorio y gracias a los seis años de trayectoria cosechados y sus aptitudes como enfermera conseguiría iniciarse en el mundo de la investigación respiratoria bajo la tutela del profesor Sebastian Johnston.

Desde febrero de 2009 trabaja en este centro como Enfermera Clínica de Investigación en Medicina Respiratoria donde han participado en la realización de importantes proyectos sobre virus en el aparato respiratorio. Entre ellos, el estudio de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) consistente en realizar un seguimiento muy exhaustivo de las células afectadas por la EPOC mientras sufren un refriado común. Una formación académica continua que cuenta además con la asistencia a conferencias en donde distintos profesionales del hospital, clínica y universidad ponen en común sus investigaciones científicas.

La enfermería en Reino Unido

¿Cómo definirías tu paso por en Reino Unido?

Para mí es una experiencia doscientos por cien positiva. Aprender inglés y encontrar un trabajo en lo que me gusta. Fue como la combinación perfecta.

¿Tuviste alguna otra motivación para venir a Inglaterra aparte del idioma y la especialización profesional?

Sí, otro de los motivos por los que vine fue para hacer el diploma en enfermería tropical (Diploma in Tropical Nursing) en The London School of Hygiene and Tropical Medicine.

¿Cómo calificarías tu trabajo?

Trabajar con gente es mucha responsabilidad y a veces mucha presión porque tienes que tomar decisiones muy importantes que pueden ser vitales y el nivel de presión puede ser máximo. Pero si tienes seguridad y sabes lo que tienes que hacer aunque estés bajo presión sobrevives.

¿Qué destacarías de tu experiencia como enfermera?

Algo que aquí me encanta es que cada vez que empiezas nueva en una unidad no te dejan sola sino que te ponen un mentor. Esta persona te enseña cómo funciona la unidad y que protocolos deben seguirse, luego pasas unos exámenes para demostrar que estas preparada. Tú no eres responsable al cien por cien desde el primer momento. El proceso dura dependiendo de la agilidad de la persona pero suele ser de un mes, lo llaman periodo de inducción. Esto está muy bien porque poco a poco te vas sintiendo segura de ti misma.

¿Cómo definirías el trato con el paciente?

Basándome en mi experiencia como enfermera en Reino Unido siempre se ha tratado de mantener la integridad y dignidad de la persona considerando a cada paciente como un ser único y especial. Personalmente he tenido la suerte de conocer y aprender de enfermeras, tanto inglesas como de otras nacionalidades y culturas, que han dado cuidados holísticos a los pacientes teniendo siempre en cuenta el entorno social y cultural de los mismos. Toda esta experiencia me ha hecho entender que la enfermería no es sólo una ciencia académica y clínica, sino también un agente humanitario y moral.

¿Cómo crees que se valoran a las enfermeras españolas?

Aquí las enfermeras españolas estamos muy bien valoradas por la formación que tenemos y por la actitud para el trabajo en equipo. También culturalmente somos más cercanos y cuando una persona está enferma tener a alguien que sea cercano y agradable ayuda bastante.

¿Cuántos enfermos tuviste a tu cargo en el Papworth Hospital y en el Royal Brompton Hospital?

El número de pacientes que he tenido a mi cargo siempre ha dependido del nivel de dependencia de los mismos. En planta he llegado a tener hasta un máximo de seis si estos estaban estables. Y en las UCIs normalmente el cuidado es 1:1, lo cual quiere decir enfermera por paciente. Por ejemplo, cuando yo trabajaba en Papworth había 25 camas en la UCi y una plantilla de 125 enfermeras sólo para esa unidad.

Una profesión con vistas

¿Qué echas de menos de España y que echarías de menos de Londres?

De España echo de menos mi familia, mis amigos y también el clima. Y de Londres, echaría de menos salir a pasear un sábado por la tarde a Southbank o quedar para cenar con amigos de todos los sitios.

¿Y profesionalmente?

Profesionalmente echaría de menos la libertad de dirigir mi carrera profesional.

Aprender inglés es uno de los principales objetivos que persiguen los españoles cuando viajan a Reino Unido, ¿cómo ha sido tu aprendizaje en el mundo de la ciencia?

En el lenguaje médico mucho términos vienen del latín y son fáciles de entender pero lo que más me costó fue comunicarme con los pacientes.

¿Tienes algún sueño a nivel profesional?

A nivel profesional mi sueño es que en España las enfermeras tengan algún día las mismas oportunidades que en Reino Unido. En España el sistema no te permite especializarte porque no puedes elegir donde trabajar, en cambio mi currículo aquí es una trayectoria profesional dentro del campo respiratorio.

Con qué campo te sientes más identificada, ¿con el cuidado a pacientes o con la investigación?

Dado que me considero una enfermera vocacional me siento totalmente identificada con el rol clínico cuidando a los pacientes a «pie de cama» pero a su vez considero que la investigación es vital para permitir el progreso y que los cuidados enfermeros sean cada vez mejor y más especializados.

¿Cómo ves tu futuro?

Desde que vine y me preguntan esto siempre digo, hoy estoy bien, mañana me quedo, pasado no lo sé, carpe diem. No está en mis manos controlar el futuro a largo plazo.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio