Portada | Actualidad | Rajoy y Cameron discrepan sobre Gibraltar aunque acuerdan buscar soluciones

Rajoy y Cameron discrepan sobre Gibraltar aunque acuerdan buscar soluciones

El Presidente del Gobierno afirma que los controles son una «obligación» y culpa al Peñón del conflicto, mientras que Cameron ha mostrado su preocupación y su intención de mantener la misma soberanía sobre Gibraltar.

El conflicto diplomático entre España y Reino Unido que ha copado los medios durante las últimas dos semanas ha sido abordado durante la mañana de este miércoles a través de una llamada entre Mariano Rajoy y David Cameron. La conversación telefónica, que según fuentes de la Moncloa se ha producido a las 10:15 y se ha prolongado durante diez minutos, fue solicitada por el Gobierno británico, y ha servido para mostrar las discrepancias existentes entre ambos dirigentes, aunque también el compromiso por llegar a acuerdos que permitan salir de esta situación.

Concretamente, Mariano Rajoy ha trasladado a Cameron que España tiene la «obligación» de realizar controles en la verja de Gibraltar por no estar dentro del espacio Schengen, y ha recalcado que las medidas adoptadas «se guían exclusivamente por los principios de aleatoriedad, proporcionalidad y no discriminación». Asimismo, ha considerado «inaceptable» la instalación de bloques de cemento en la bahía de Algeciras, atribuyendo directamente a la gestión del Peñón la responsabilidad sobre el origen de este conflicto.

El Primer Ministro británico, por su parte, ha comunicado a Rajoy su «seria preocupación» sobre este desencuentro diplomático, aunque ha anunciado su intención de mantener la misma soberanía sobre el Peñón que hasta ahora. Según fuentes de los conservadores británicos, «el tono de Cameron ha sido firme», y con él se ha pretendido que las relaciones entre ambos países no cambien, a pesar de que, según el Gobierno británico, «hay un cierto riesgo real de que se dañen las relaciones bilaterales si no mejora la situación en la frontera».

A pesar de las divergencias, Rajoy ha avanzado que su Gobierno tiene voluntad de «buscar una solución cuanto antes» a esta situación, y que las relaciones entre ambos países son las de «socios, amigos y aliados», por lo que «los conflictos que surjan entre ambos se tendrán que gestionar con honestidad y transparencia, en un diálogo bilateral enmarcado dentro del respeto a la legalidad internacional, europea y nacional».

En este sentido, ambos mandatarios se han mostrado de acuerdo en que sus ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo en la parte española y William Hague en la británica, inicien con inmediatez una serie de conversaciones para abordar «el diferendo» que ha provocado esta situación. Después de dos semanas de protestas por los vertidos de bloques de hormigón y las colas provocadas en las aduanas, además del órdago del Gobierno de Rajoy de imponer nuevas medidas para castigar a Reino Unido, se espera que a través de las nuevas conversaciones se pueda solucionar esta crisis.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio