Portada | Cultura y Ocio | Gastronomía | Receta de Ajoblanco

El ajoblanco es lo que yo llamo “un plato universal” porque, aunque es muy típico de Málaga, se hace con ingredientes fáciles de encontrar, que no son exclusivos de la región. Sin embargo, a quienes estamos fuera de la tierra que amamos (y aquí creo que somos todo el mundo) nos gusta hacer sus platos de una forma que nos la recuerden, que tengamos un trozo en nuestro paladar ahora que estamos tan lejos.

Crédito/ www.foodista.com

Por este motivo, a mí me gusta hacer el ajoblanco con aceite de oliva virgen extra (AOVE) de la variedad Hojiblanca, que es el tipo de aceituna más común en la provincia de Málaga. La Hojiblanca (recuerda, la variedad, no la marca) se caracteriza por su sabor potente y fresco, que recuerda a hierba recién cortada y frutos verdes, teniendo al final un regusto almendrado, algo que nos viene muy bien, pues este AOVE  resaltará el sabor de las almendras. Si por un momento quieres sentirte como si estuvieras en Málaga, te recomiendo que hagas esta receta utilizando esta variedad.

Hacer ajoblanco es muy sencillo y el resultado final dependerá de si lo queremos más o menos espeso y con más presencia de algún ingrediente. Experimentad con los ingredientes y proporciones hasta que encontréis vuestra propia versión de la receta.

Receta del ajoblanco

Ingredientes

  • 500 gr. de almendras crudas, sin tostar y sin cáscara.
  • Pan de miga consistente (del día anterior)
  • Aceite de oliva virgen extra variedad Hojiblanca
  • Ajo
  • Sal
  • Vinagre de vino
  • Agua fría

Pasos

  1. Después de tener las almendras en remojo durante 12 horas, las trituramos en la batidora con un poco de agua fría hasta tener una pasta más o menos consistente.
  2. Mojamos un poco el pan y lo añadimos al puré de almendras.
  3. Añadimos también unos golpes de vinagre, ajo muy bien picado y sin el germen y sal al gusto. El sabor del ajo debe ser muy suave, para que no tape al de las almendras, por lo que no hace falta echarlo entero. Volvemos a triturar todo.
  4. Una vez que todos los ingredientes estén bien integrados y sin dejar de batir, vamos añadiendo el aceite de oliva virgen extra en un chorro fino. Seguimos batiendo hasta que haya formado una emulsión.
  5. Corregimos de sal y de vinagre a nuestro gusto y si nos ha quedado muy espeso o muy líquido, añadimos un poco de agua o de pan mojado, según sea nuestra preferencia.

Nuestro ajoblanco ya está listo. Lo mantendremos en el frigorífico hasta el momento de comer y, a la hora de servirlo, lo podemos acompañar con un poco de manzana picada, uvas o pasas.

Para tener un plato visualmente más atractivo, añadid unas gotas de AOVE en cada plato. El contraste entre el verde del aceite de oliva y el blanco del ajoblanco será el mejor anticipo del increíble sabor que vendrá después.


Visita la web Mar De Olivos y sigue a María del Mar en su @unmardeolivos paraconseguir más información de los mejores aceites del mundo.
Tlf: +44 77803299248
Email: info@mardeolivos.co.uk 
  

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio