miércoles, 17 de agosto, 2022

Finanzas personales: las mejores maneras de ahorrar dinero

Ahorrar dinero es probablemente el tema número uno cuando se trata de finanzas personales. Pero si quieres tomarte en serio el aprendizaje de cómo ahorrar dinero, tenemos tres palabras para ti: presupuesto, presupuesto, presupuesto.

Lo bueno de ajustarse a un presupuesto es que no significa no poder gastar dinero. En cambio, se trata de asegurarse de gastar el dinero de la manera correcta.

Sí, la posibilidad de reunir un fondo para emergencias o no tener que seguir pagando crédito suena un tanto imposible. Sin embargo, has visto a otros hacerlo. Todo el mundo empezó en algún sitio.

Entonces, ¿cómo ahorrar dinero? Hemos preparado unos cuantos consejos para ahorrar dinero que te ayudarán a iniciar tu viaje presupuestario.

1. Empieza a controlar tus gastos

Si estás tratando de averiguar cómo ahorrar dinero, no hay manera de evitar esta regla de oro: tienes que hacer un seguimiento de tus ingresos frente a tus gastos. Crear un presupuesto y enumerar con precisión todos tus pagos es el primer paso. ¿Por qué? Porque, al fin y al cabo, la única forma de ahorrar es asegurarse de que las facturas no superen tu sueldo.

Hay muchas formas de hacer un presupuesto y ahorrar dinero, como utilizar hojas de cálculo, apps de seguimiento de presupuesto o seguir las reglas de gasto más populares. Lo importante es conocer tus hábitos de gasto para saber a dónde va tu dinero. Pasemos al siguiente punto.

2. Conócete a ti mismo (en cuanto a los gastos)

El problema con los gastos es que hay demasiados. Los pequeños, los grandes y los obligatorios. Antes de saber cómo ahorrar dinero, hay que saber de dónde ahorrar.

¡El hecho de que te hayas propuesto ahorrar tus monedas no significa que vayan a aparecer más monedas en tu cuenta para llenar tu alcancía!

En su lugar, empieza a prestar atención a la cantidad de veces que comes fuera, vas a tomar un café o te compras cosas que parecían necesarias pero que luego no utilizas.

Y, por supuesto, lleva un registro de esos gastos para poder revisarlos después. Haz un seguimiento de tus gastos durante uno o dos meses para tener una visión completa de lo que ocurre. Eso debería bastar para hacer una radiografía de tus propios hábitos de gasto.

3. Corregir la situación

Así que, después de mirar los estados de cuenta bancarios y hacer un seguimiento de todo lo que gastas durante un mes, te has dado cuenta de que tu factura de electricidad es demasiado alta. Perfecto, es hora de apagar las luces cuando no las uses, desenchufar los electrodomésticos y cambiar las bombillas por alternativas de bajo consumo.

¿Estás gastando demasiado en café? Invierte en una cafetera. Aunque el precio inicial es mayor, probablemente gastes más en café en un mes que el precio de esa cafetera. ¿Quieres ahorrar dinero en tus compras? Revisa el recibo del supermercado, analiza los artículos más caros y revisa cuáles son tus prioridades. Por supuesto, se puede aplicar esta misma regla a cualquier otra actividad en la que se gaste dinero.

4. Vende las cosas que no usas

En muchos casos, es posible que no tengamos suficiente capacidad de decisión para empezar a ahorrar o hacer pequeñas inversiones, como las bombillas de bajo consumo.

Para ayudarte a empezar, vende las cosas que ya no usas.

Organiza una venta online o en casa, e invierte el dinero en cosas que te ayuden a ahorrar, como la cafetera, o destina tus ganancias a un fondo de emergencia. Al mismo tiempo, es conveniente empezar a conocer los términos financieros y cuáles son las mejores opciones para invertir ese dinero extra.

5. El fondo de emergencia

Probablemente ya lo hayas escuchado. Todo el mundo necesita un fondo de emergencia. Hay que crear un fondo de emergencia. Pero, aquí estás, agitando las manos al cielo y gritando: “¿en esta economía?”.

No importa lo difícil que sea la batalla, asegurar un fondo de emergencia debe ser tu máxima prioridad. No se trata solo de encontrar las mejores formas de ahorrar dinero. También se trata de asegurarse de que el dinero que ahorras te ayuda a largo plazo.

Siempre surgirán asuntos urgentes: una enfermedad inesperada, un imprevisto, la matrícula del colegio, lo que sea.

Pero, como dicen en todos los viajes en avión, hay que ponerse la máscara de oxígeno antes de poder ayudar a los demás.

Tener un fondo de emergencia te permite actuar desde una perspectiva más equilibrada. Esto hace que estés más dispuesto a invertir y que sea menos probable que te sientas ansioso y estresado a la hora de afrontar los gastos del día a día.

6. La regla de pagar, ahorrar y gastar

Ahorrar dinero es más un juego mental que una ecuación matemática. Hay muchas excusas, y muy válidas, que pueden dificultar el paso de esos pocos dólares a una cuenta separada. Por eso es importante abandonar cualquier fórmula fácil y adoptar formas realistas de ahorrar dinero.

Así que, la próxima vez que te paguen, prueba la regla de pagar, ahorrar, gastar.

En primer lugar, paga todas tus facturas (preferiblemente a través de pagos automáticos que deduzcan inmediatamente el monto cuando llegue tu sueldo).

Después, guarda la cantidad que hayas decidido ahorrar.

Por último, haz un balance de lo que queda y divídelo por semanas. Esta es ahora tu mesada semanal. Esta es una de las formas más sencillas y eficaces de ahorrar dinero.

Si una factura inesperada hace tambalear tus gastos, puedes tomarte un momento para valorar si es sostenible guardar la misma cantidad que habías previsto ahorrar.

A veces, puedes compartir los gastos sacrificando parte de tus ahorros y parte de tu presupuesto semanal.

Esperamos que estos consejos le hayan ayudado a aclarar el tema del ahorro a medida que navega a través de los presupuestos y las remesas con Ria.

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Logotipo de Ria Financial Services