Royal Ascot: un fin de semana de apuestas, champán y realeza

0

El pasado fin de semana se puso punto y final a las que son las carreras más famosas del mundo: Royal Ascot. El sábado se celebró la última carrera de las “Royal”: Diamond Jubilee Stakes. Se trata de una de las carreras más importantes que tienen lugar en suelo inglés, y que forma parte del Global Sprint Challenge.

Como en todas las ediciones , la Reina acudió puntual a su cita en Royal Ascot. Cita a la que  no falta desde el año de su coronación en 1962. El miércoles pasado, la Reina estuvo acompañada por casi todos los miembros de la familia. Sin embargo, el sábado fue su hijo Andrew, Duque de York, quién junto a su familia, acompañó a la Reina.

Durante cada jornada de Royal Ascot, la Reina desfila en su carruaje junto a otro miembro de la Familia Real, justo media hora antes del comienzo de la primera carrera del día. En este último día la Reina disfrutó de este paseo por el hipódromo real junto al Duque de York, al que se les unió Lord Valentine Cecil y Mr John Warren.

El color de la ropa con la que acude la Reina a cada jornada genera expectación. Incluso forma parte de las apuestas que se realizan en el hipódromo real cada día. Para este quinto y último día, la Reina escogió un traje un color serene greenA su conjunto se sumaba un sombrero con plumas a juego con el traje y unos guantes blancos.

¿Por qué las Royal Ascot son tan famosas?

Lo cierto es que estas no son, ni muchos menos, las únicas carreras que se celebran en el hipódromo de la Familia Real Británica, pero sí son las más famosas. ¿Por qué? Quizás sea porque estas carreras son las favoritas de la Reina. O quizás porque Royal Ascot es el lugar donde se combinan las tres cosas que más les gusta a los británicos: tradición, realeza y extravagancia. Y también son las tres cosas que mejor definen estos 5 días. Sin olvidar que este evento supone el pistoletazo de salida al verano, además del primero de los tres eventos imprescindibles en el calendario social inglés. ¿Qué sería del verano en Londres sin Royal Ascot, las regatas y Wimbledon?

Por descontado que la protagonista de estas jornadas es la Reina, pero también lo son los sombreros y los fascinators de todas las ladies que acuden al evento. Una auténtica pasarela de la moda. Eso sí, cumpliendo un riguroso dress code en el que llevar la cabeza cubierta es obligatorio, los hombros no pueden ir al descubierto, y el largo del vestido no puede ir mucho más arriba de la rodilla. ¡Ah! Y por supuesto obligatorio llevar ropa interior. Y es que en alguna ventolera, a más de una le han quedado al aire sus private parts. Por lo demás, en Royal Ascot toda excentricidad está permitida.

Royal Ascot en números

Pero no olvidemos el motivo principal de este evento: los caballos. En Royal Ascot se concentran los mejores caballos del mundo. Caballos de pura sangre que compiten por 7,3 millones de libras. En esta competición incluso participan los caballos de la Reina, que en alguna ocasión, han conseguido ser ganadores.

Como todos los años, Royal Ascot vendió todas las entradas disponibles. Lo que quiere decir, que la semana pasada acudieron al hipódromo real 300.000 personas. Se calcula que se consumieron  51.000 botellas de champán, y unas 45.000 tazas de té. Todo ello acompañando a 3.000 langostas, 2.400 kilos de solomillos de buey y 5.000 kilos de salmón.

Y ahora que su última edición ha terminado, el hipódromo de Ascot comienza la cuenta atrás. Un día menos para las próximas Royal Ascot que tendrán lugar del 18 al 22 de junio de 2019.

Sobre el autor

Mis pasiones comunicar y viajar. Adicta a la información, el aguacate y el chai latte. Cinéfila y seriéfila. No sobreviviría un verano sin helado de vainilla. Amante de la montaña y la playa a partes iguales. No soporto el viento sur, la gente pesimista ni el desorden.

Deja tu comentario