Se filtra un documento con la política migratoria de los europeos tras el Brexit

El periódico británico The Guardian ha filtrado ayer los documentos sobre la política inmigratoria a seguir post-Brexit. El Gobierno británico termina con la libertad de movimiento entre ciudadanos de la Unión Europea e impone una serie de restricciones al ingreso y permanencia en Reino Unido inmediatamente después de la salida del país de la eurozona.

El documento bajo el nombre «El Sistema de Frontera, Inmigración y Ciudadanía después de que Reino Unido abandone la Unión Europea», escrito en agosto de este año por el Ministerio del Interior, cuenta con 82 páginas y establece por primera vez la dirección política migratoria de la primera ministra británica, Theresa May. El enfoque está dirigido a priorizar la contratación de los británicos antes de autorizar la búsqueda de personal fuera del territorio nacional.

«Esto significa que, para ser considerado valioso para el país como un todo, la inmigración debería beneficiar no sólo a los inmigrantes sino también a los residentes existentes«, declara el documento.

Para ello, se establecerá un límite de 2 años de permanencia para los residentes europeos con «baja cualificación», mientras que para los que sean considerados «alta cualificación», el permiso podrá ser entre 3 a 5 años.

En el documento se propone también regular el ingreso de los familiares de los europeos que decidan ingresar al país a trabajar. Se autorizará el ingreso de familiares a quienes tengan un salario mínimo anual de 18,600 libras anuales.

“No se trata de detener la inmigración proveniente de la Unión Europea… Pero habrá un giro fundamental en nuestra política en la que el Gobierno mirará las necesidades económicas y sociales del país referente a la inmigración, más que dejar la decisión enteramente a las ciudadanos europeos y empleados», señala el documento del Ministerio del Interior.

La repercusión de la filtración en el Gobierno británico

«No comentamos sobre documentos filtrados», respondieron fuentes gubernamentales que han decidido evitar comentar sobre las filtraciones de ayer.

Por su parte, Yvette Cooper, miembro del Parlamento y laborista, criticó las acciones de la titular del Ministerio del Interior, Amber Rudd, quien el mes pasado solicitó un informe sobre el impacto de la inmigración antes de decidir que política adoptar post-Brexit. El co-líder del Partido Verde, Caroline Lucas, hay calificado las medidas del documento como «crueles».

Este documento obtenido por The Guardian carece todavía de aprobación de los ministros y es «objeto de las negociaciones con la Unión Europea». El sistema de inmigración determinado a restringir el libre movimiento de personas esbozado en el documento, que parece simpatizar a los sectores más duros de los Conservadores, añade que no necesariamente impondrá las mismas reglas que en este momento aplican para los individuos fuera de la comunidad europea.

 

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio