Sports Direct rescata House of Fraser por 90 millones de libras

0

Sports Direct Group ha llegado a un acuerdo para adquirir House of Fraser y rescatarla de su desaparición. La compañía dirigida por Mike Ashley ha pagado 90 millones de libras para hacerse con las tiendas, la marca y todo el stock de House of Fraser. La venta se anunció el viernes, en la misma mañana en la que la empresa de grandes almacenes se había declarado insolvente y había delegado en Earnst & Young, la administración de la misma.


Ahora, será  Sports Direct, cuyo director ejecutivo ya tenía el 11% de House of Fraser, quien tome las riendas de una firma en caída libre durante estos últimos meses. Sin ir más lejos, en junio de este año planteó la posibilidad de cerrar 31 de sus 59 tiendas. Ello suponía que hasta 6.000 empleados iban a perder sus puestos de trabajo. La medida dio marcha atrás aunque con la llegada del nuevo propietario, es de esperar que haya cambios sustanciales.

No obstante, y según ha podido saber este medio, la operación de Earnst & Young, administradores por un día de House of Frase, se ha cerrado con la condición de que se preserven “tantos puestos de trabajo como sea posible”. En total son 16.000 los empleados de HoF, 5.900  de manera directa y 10.100 indirectamente.

Con la incógnita de la reestructuración de la plantilla todavía en el aire, lo que sí se ha filtrado es que Sports Direct podría renombrar tiendas de HoF para vender sus propios productos deportivos. También de Flannels, de la cual es propietario el comprador, Mike Ashley.

Confusión en los almacenes de House of Fraser en Plymouth

Establecimientos de House of Fraser amanecieron a primera hora del viernes con las puertas cerradas. Pero con un cartel que rezaba que abrirían a partir de las 11 de la mañana. Y así fue. No obstante, hasta esa hora los rumores de que podrían no volver a hacerlo se esparcieron como la pólvora. Incluso se barajó la posibilidad de que, sin previo aviso, HoF cerraba para siempre.

En Plymouth, muchos fueron los que, al ver que el edificio estaba cerrado, temieron lo peor. “Esto es mortal para Plymouth, lo perdemos todo, ¿dónde voy a comprar ahora mis zapatos?”, declaraba una residente al medio local Plymouth Herald.

Sobre el autor

Periodista desde que me levanto hasta que me acuesto. Y viceversa. Actualmente en Londres.

Deja tu comentario