Tamara Rojo recibe el premio a las relaciones Hispano-Británicas de la Fundación Banco Santander

Dos meses después de anunciarse ganadora del II Premio a las Relaciones Hispano-Británicas de la Fundación Banco Santander, la bailarina Tamara Rojo recibió el pasado 5 de junio el esperado galardón en la Embajada de España en Londres. Lo hizo flanqueada por el embajador, Federico Trillo-Figueroa, la consejera delegada de Santander UK, Patricia Botín, y el presidente de la Fundación del banco, Antonio Escámez. El acto sirvió para reconocer la capacidad y el carácter de una profesional cuyo trabajo en Londres le convirtió hace poco más de un año en la directora del prestigioso English National Ballet.

La artista decidió donar el premio -un total de 10.000 euros- al programa de investigación para la mejora de la salud de los bailarines, que está impulsado por la Asociación Dance UK Healthier Dancer Programme. De la misma manera, la ganadora recibió la correspondiente escultura de Cristina Iglesias. La cita se convirtió en ocasión indispensable para analizar los lazos culturales entre España y Reino Unido. En este sentido, Tamara Rojo declaró en su discurso que «la danza puede contribuir al entendimiento entre dos culturas» y se comprometió a que ella tratará de impulsarla.

Tamara Rojo aprovechó la ocasión para tratar de matizar sus declaraciones al diario The Times, en el que recientemente se publicaba una entrevista en la que la bailarina hacía énfasis en la corrupción endémica en los círculos artísticos de España y en el «enchufe» que, según la artista, en muchas ocasiones está por delante que el merecimiento de los artistas. La ganadora alegó que sus opiniones se habían sacado de contexto pero en realidad no había dicho nada nuevo. «En España los contratos dependen más de las amistades que de los méritos», se reafirmó.

La ex-primera bailarina del Royal Ballet también había hablado de la falta de apoyo de los Gobiernos en España, de su «estrechez de miras» por no apreciar las artes y de su malestar por los recortes y la subida del IVA en la cultura. Según Tamara Rojo, en Reino Unido los Gobiernos de todos los colores respetan y garantizan la cultura y hay apoyo institucional a un sistema artístico en el que se aprecia de manera justa el trabajo de cada uno. Dejando a un lado la parte crítica, la bailarina anunció que «no volvería a España» por falta de un proyecto de su interés y avanzó que, sin embargo, sí visitará nuestro país para actuar. También destacó el talento natural de artistas como Antonio Gades, Eva Yerbabuena o Sara Baras, que según ella «salen adelante gracias a su esfuerzo». Mejorar la percepción social hacia los bailarines y un renacimiento cultural son los deseos de una profesional cuya labor ha sido impagable durante los últimos diecisiete años en Reino Unido.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio