“Tengo pasaporte francés y español pero soy ciudadano del mundo”, Manu Chao músico y compositor

Manu Chao es uno de los pocos cantantes comprometidos con causas sociales y que logra reunir miles de almas en sus conciertos. Hijo de un periodista gallego y de madre vasca, Chao nació en Francia, país a donde emigraron sus padres durante la dictadura franquista. En 1987 salió a la luz Mano Negra, grupo integrado por su hermano Antoine y su primo Santiago Casariego. Las giras llegaron y Sudamérica los recibió con los brazos abiertos hasta que en 1994 decidió emprender su carrera en solitario con su grupo Radio Bemba Sound System.

 

Londres la llevas pegada al corazón, ¿es así?
Aquí en Brixton vive mi novia, la visito muy a menudo y de paso vengo a buscar comidita latina que siempre se agradece.

Llegó hace unos meses de Cuba donde hizo unas presentaciones. ¿Qué nos puedes contar de esa experiencia?
Estuvimos en Cuba en el aniversario de la muerte del Ché Guevara haciendo unos conciertos frente a la Universidad de Medicina de La Habana y luego en Santa Clara, donde está enterrado el Ché. Tocamos en la calle, gratis, para todos los estudiantes y para toda la gente. Fue algo grande e interesante.

“Cuba está sobreviviendo a pesar del bloqueo gringo”

¿Qué panorama encontraste en Cuba?
Cuba sobrevive, a pesar del bloqueo gringo, y sigue organizándose. Estuve en las escuelas y a nivel de educación existe un inmenso trabajo. También en el campo de la salud. Cuba tiene sus problemas pero poco a poco los está resolviendo, aunque tiene todavía muchas cosas que conseguir y cambiar. Es muy interesante comentar lo que la gente no sabe en Europa y es que hay mucha gente de Latinoamérica estudiando allí. Cuando tocas en Cuba te das cuenta de que tocas para Panamá, México, Brasil, Argentina, Colombia o para Venezuela.

¿Por qué su mensaje ha sido tan bien recibido?
Yo creo que el mensaje básico es que todos nos demos cuenta de que si la sociedad sigue como va, a medio o corto plazo, va a ser un suicidio colectivo. Es decir que debemos cambiar las cosas para que este planeta sea sostenible y para que lo podamos dejar en condiciones a nuestros hijos. La puerta de su lanzamiento a nivel mundial fue “Clandestino”

¿Qué sensaciones le provoca hablar de ese idolatrado disco?
Clandestino no sé cómo ni por qué fue un disco que viajó por el mundo entero, que caló en el alma de muchísima gente diferente y en el alma de los niños. Yo sigo agradecido a ese disco por la respuesta que tengo del público.

¿Qué se siente al subir a un escenario y encontrarse a miles de fans cantando sus canciones?
Antes de subir, mucho miedo. Desde muy jovencito he sido una persona muy tímida y me cuesta mucho subirme a un escenario. Pero al minuto de estar allí, me transformo. Es como tirarse al agua, una vez estás allí, hay que saber nadar. En el palco me siento feliz y después de los conciertos aun más porque veo a la gente entregada.

Su nombre completo es José Manuel Thomas Arthur Chao, ¿nombre de emperador?
No, es un nombre clásico en familias gallegas. El primero de los hijos debe llevar el nombre de todos los tíos, de los primos y de los dos abuelos. José es el nombre de mi abuelo, Manuel es mi nombre propio, Arthur era el de un tío que murió y Thomas era el nombre de mi otro abuelo.

Dicen por ahí que Manu Chao es ciudadano del mundo, ¿No tiene país?
Por burocracia tengo pasaporte francés y español, pero mi corazón es de todos los países donde me soy bienvenido, donde me siento en casa.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio