Portada | Cultura y Ocio | Arte | Teresa Millet: “Hamilton hacía arte glamuroso y sexy para llamar la atención”

Teresa Millet: “Hamilton hacía arte glamuroso y sexy para llamar la atención”

Teresa Millet, doctora en Historia del Arte, se unió al Institut Valencià d’Art Modern en 1988, donde, desde 1998, ocupa la plaza de conservadora. En 1991 coordinó la muestra Richard Hamiton: Exteriores, Interiores, Objetos, Gente, con la que tuvo la oportunidad de conocer al padre del Pop Art británico.

Experta en Pop Art y también en la obra de Hamilton, Millet describe al artista como un hombre pionero, comprometido y provocador, además de ser el discípulo amadísimo de Marcel Duchamp. Con motivo de la retrospectiva sobre Hamilton (1922-2011) que acoge la Tate Modern hasta mayo, Millet viajó a Londres para dar una conferencia en la Embajada española sobre la relación que el artista mantuvo con España y, sobre todo, con Cadaqués.

¿Qué relación hay entre Richard Hamilton y Cadaqués?

Hamilton fue a Cadaqués por primera vez en el año 1963. Le invitó Marcel Duchamp a pasar unos días y no dejó de ir hasta casi el final de su vida. De hecho, Hamilton compró una casa allí. Él realmente se había convertido en un discípulo de Duchamp desde el año 1957, cuando empezó a traducir al inglés la Boite Verte (La Caja Verde), que es una caja con un montón de documentación sobre El Gran Vidrio, una de las obras maestras de Duchamp. Hamilton era el discípulo amadísimo y Duchamp estaba encantado con él porque era una persona determinada, metódica y que llevaba todo hasta el final.

¿Qué deja Hamilton a Cadaqués?

Tiene una casa allí. Hamilton disfrutaba mucho del mar, sobre todo de la Cala Montjoi y de lo que luego fue El Bulli. Conoció a Ferrán Adrià, quien tuvo la ayuda de Hamilton y de Vicente Todolí, para dar vida a su libro, Comer para pensar. Pensar para comer. Para Hamilton era una época estival, pero también trabajó durante sus vacaciones. Deja muchas exposiciones en la Galería Cadaqués, activa hasta hace poco y fundada por Lanfranco Bombelli, un arquitecto italo-suizo. Además, compró una antigua fábrica de sardinas y la convirtió en apartamentos, pero en la parte de abajo hizo una galería muy peculiar, la cual solo abría en verano, aprovechando que estaba Hamilton y el hecho de que Cadaqués en verano acoge más gente. Hamilton empezó a exponer casi cada verano allí, pero llegó un momento en el que él prefería ir a veranear y esto de la exposición le fastidiaba un poco.

Por este motivo, ¿es diferente entonces la obra de Hamilton en Cadaqués que su obra en Reino Unido?

No. No quiere decir que fuera allí para producir. Aún así, hizo trabajos in situ que se exponían luego en la Galería Cadaqués. Le gustaba comprar postales, retocarlas y manipularlas y hacer obras a partir de ellas. También creó unos múltiples utilizando el logo de las bebidas Ricard. Hamilton, con permiso del dueño, cambió Ricard por Richard y estampó los famosos ceniceros o las garrafas con el logo modificado con su nombre.

¿Qué se hizo con esta obra?

Se expuso en la galería Cadaqués durante un fin de semana. El jefe de las bebidas Ricard, Patrick Ricard, mandó una furgoneta llena de bebidas y cacahuetes. Estuvieron, junto con Hamilton, por todos los bares de la zona durante ese fin de semana y en la puerta de la galería. A todo el que entraba le ofrecían una bebida Ricard y los dos saludaban al público en persona.

¿Qué tiene Hamilton para ser considerado el padre del Pop Art británico?

El en el 1957 hizo un collage que se utilizó como cartel para el catálogo de una exposición en Whitechapel, Londres. Se llamaba This is Tomorrow. Ese collage se ha considerado la primera obra pop y se convirtió en el manifiesto del arte pop británico. Se llama Just what is it that makes today’s homes so different, so appealing? En él, Hamilton utilizó imágenes de los medios de comunicación. Lo primero que ves es un «mazas», un culturista que había cogido de una revista de chicos de Los Ángeles, con un Chupa Chups. Hamilton hacía arte glamuroso y sexy para llamar la atención, para que la masa consumiera con avidez.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio