Theresa May defiende los nuevos controles de inmigración filtrados

La primera ministra británica, Theresa May, defendió ayer su posición sobre la nueva política migratoria revelada en la filtración de los documentos oficiales que expuso el periódico The Guardian el martes pasado. Si bien evitó mencionar el reporte del Ministerio del Interior, señaló que los nuevos controles impuestos a los ciudadanos de la Unión Europea (UE) buscan proteger los salarios de Reino Unido.

«Seguimos creyendo como Gobierno que es importante mantener un control migratorio. Esto es debido al impacto que la migración neta puede tener en las personas, en el acceso a los servicios y en las infraestructuras. Sin embargo, a veces esto afecta a aquellos que están en el extremo inferior de la escala de ingresos», respondió May, con el foco nuevamente en los sectores más desfavorecidos británicos.

Durante la primera sesión parlamentaria después del receso de verano, el líder del Partido Nacional Escocés, Ian Blackford, le urgió a May admitir que la inmigración es «esencial para la fortaleza de la economía de Reino Unido, así como para mejorar nuestra diversidad y nuestro tejido cultural».

El líder del Partido Liberal Demócrata y ex Secretario de Negocios, Vince Cable, sostuvo ayer que May ha suprimido deliberadamente información referente a los beneficios de los trabajadores extranjeros. «Cuando yo era secretario de negocios, había hasta nueve estudios que miramos que incluían toda la evidencia académica. Se demostró que la inmigración tenía muy poco impacto sobre los salarios o el empleo. Pero esto fue suprimido por el Ministerio del Interior bajo Theresa May, porque los resultados eran inconvenientes», afirmó Cable.

Otras voces del Gobierno sobre la inmigración tras el Brexit

El portavoz de May ha rechazado comentar directamente sobre los documentos filtrados. «He dicho que la libre circulación – el principio de libre circulación- terminará en 2018. Estamos estudiando la implementación en un número de áreas para asegurar la salida más suave posible y para dar a los negocios, y todos los demás, una certeza», se limitó a decir ante la presión de los periodistas.

El borrador escrito por empleados dentro del departamento del Ministerio del Interior británico, carece del total apoyo de Amber Rudd, según The Telegraph. Fuentes consultadas por el periódico británico sostienen que los documentos son solamente un borrador y que probablemente deberán suavizar los controles para facilitarle a las compañías contratar ciudadanos de la UE.

El Secretario de Defensa, Michael Fallon, fue el único miembro del Gobierno que se refirió a los documentos y prometió que buscará un equilibrio en la política de inmigración, cuando fue interceptado por uno de los periodistas de The Guardian.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio