Un diputado británico reclama 3 céntimos por un trayecto de 100 metros en coche

El miembro del Parlamento Liam Fox, ha saltado a los medios después de que se publicara la lista con los gastos en dietas de los diputados británicos. Según el informe, Fox pidió 3 céntimos por haberse desplazado en coche un recorrido de apenas 100 metros.

Esta reclamación de 3 céntimos no es la única que Liam Fox hizo por debajo de 1 libra. Según los datos publicados por el Independent Parliamentary Standards Authority (IPSA) , el secretario de Estado de Defensa pidió el reembolso de otros 15 facturas por una difra menor a la unidad. Entre estas se incluye 24 céntimos por 800 metros desde un evento político hasta un concurso escolar en Clevedon y 44 céntimos por un recorrido de un kilómetro y medio desde otro evento político en Winford Manor hasta el colegio de la mismo área.

Según el IPSA, Liam Fox pidió un total de 3.866 libras por gastos de viaje en el curso económico.

Fox se apresuró a dar su opinión al periódico Sunday People: “Yo no elaboro mi informe de gastos sino mi oficina y lo hacen de acuerdo a las reglas establecidas de distancias en viajes”, afirmó. Según la normativa, los diputados pueden reclamar 45 céntimos por milla recorrida.

En España, las dietas de los políticos también está a debate desde hace unos años. Toni Cantó, actor y ahora diputado por Unión Progreso y Democracia, fue motivo de portada cuando rechazó los 1.823 euros que le pertenecían en concepto de alojamiento y manutención al ser un diputado de la Comunitat Valenciana y no residir en Madrid. Toni Cantó afirmó que renunciaba a esa ayuda porque tenía una casa en la capital y porque “sería un timo cobrarla”. En 2012, de los 312 diputados elegidos por una circunscripción distinta a la madrileña, 62 tenían vivienda en Madrid y cobraban la ayuda. No solo los miembros del Parlamento. Rubalcaba publicó sus cuentas del año pasado donde rezaba que había ganado 67.229 euros con dietas, es decir, 55.849 sin dietas. Una cifra mucho menor a las de Mariano Rajoy que declaró haber ganado 135.000 sin dietas y como líder de la oposición.

La reclamación de Liam Fox es noticia por lo ridículo de la misma y, sobre todo, ante la preocupación de los ciudadanos respecto a los altos gastos en dietas de sus políticos. “En el Reino Unido no tenemos problemas de corrupción, sí con los gastos de los diputados”, explicaba al Ibérico una de las personas que entrevistamos el pasado mes de agosto. Les preguntamos sobre si aquí se habían registrado casos de corrupción como el de Bárcenas o Gurtel y todos coincidieron en que no, pero que necesitaban tener más control de las dieta de sus representantes en el gobierno. En concreto, los diputados británicos obtuvieron un total de 23 millones de libras en el periodo de enero a abril del presente año en concepto de gastos personales.

 

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio