Un ganador sin corona en Stamford Bridge

Rafa Benítez, el hombre que llevara a la gloria un Valencia de capa caída en España y que, acto seguido desembarcó en las islas británicas para seguir triunfando en el Liverpool, está en la cuerda floja. Real Madrid B, Real Valladolid, Osasuna, Extremadura, Tenerife, Valencia, Liverpool, Inter de Milán y ahora, Chelsea, son los clubes que figuran en el currículum de un técnico que se ha caracterizado siempre por su porte elegante, su saber estar y su capacidad para afrontar grandes retos.

Su llegada a las islas británicas

Llegó a Inglaterra en Junio de 2004. Más concretamente, fue a parar al Liverpool, un histórico de la Premier League. El hogar de los Beatles esperaba un capitán para un barco que necesitaba retomar el rumbo en mitad de la tormenta. Un equipo sediento de títulos y victorias, y Benítez fue el encargado de darles de beber.

El aval de haber ganado dos ligas en España y una copa de la UEFA era lo que le llevó hasta las lluviosas islas del Norte de la península, y allí creció hasta convertirse en un icono. Con una pizarra táctica digna del mismísimo Alejandro Magno, Rafa preparaba cada partido como si de una final se tratase. Innovando día tras día el 11 titular con el que saltaba al campo, los malabarismos intelectuales sobre el análisis de cada partido se pueden considerar, sin duda, objeto de estudio.

Los reds despertaron de la mano del técnico hispano, y comenzaron a reclamar un trono perdido con el tiempo. Con sangre real, el Liverpool presentó su firme candidatura a la competición liguera de la cuna del fútbol, y a la Champions, el culmen del deporte rey.

Dudek, Baros, Gerrard, Torres… Fueron algunos de los nombres que pasarán a la historia por formar parte de un Liverpool resurgido de sus cenizas cual ave Fénix. Llegaba la era de Benítez. La final de la Champions League frente al Milán fue un hecho histórico. Envidiable. Digno de mención en los libros de épica medieval. La historia soñada por cualquier bardo errante. Así, Benítez volvió a dar sentido a la canción con tintes de oda al fútbol, el You’ll never walk alone... que coreaba la masa roja y movía en volandas al Liverpool por los campos ingleses, y del resto de Europa.

Como todo cuento de hadas, la historia de amor entre Benítez y Liverpool terminó, siendo siempre querido por una afición que espera deseoso el regreso de su eterno comandante, quien contaba incluso con canción propia en las gradas del mítico Anfield.

Breve paso por Italia

El Inter de Milán fue su siguiente paso, y allí ganó solo un Mundialito de Clubes, ya que su etapa italiana apenas le duró para poco más. Con un equipo quemado tras una sensacional temporada anterior, Benítez encontró jugadores sin ganas, con escasez de hambre y poco talento; algo que le hizo salir del club de forma precipitada.

Fichaje por el Chelsea

Trabajando siempre en la sombra, en los estadios donde se podía ver buen fútbol, permaneció a la espera de una llamada que le motivase, y el Chelsea fue el que consiguió llevarse «el gato al agua», al contratarlo tras la destitución de Roberto Di Matteo.

Su pasado red fue un cartel nefasto de bienvenida en una afición que le ha odiado en su mayor parte, incluso antes de aterrizar en Londres. Sin entender que el trabajo no está reñido con la pasión, y con prejuicios que han desmontado partido tras partido el entusiasmo con el que el técnico llegó a Stamford Bridge, no ha terminado la temporada y ya es conocido por todos su deseo de marcharse. Su buen hacer no le ha servido para ganarse a una afición que, sin siquiera entrar a valorar el juego del equipo, condenó al fracaso el proyecto ilusionante de un técnico que podía realzar el multimillonario proyecto de Abramovich.

Tampoco se puede explicar cómo no se ha hecho hueco en un equipo plagado de estrellas y que da tumbos entre grandes partidos y desastres estrepitosos.

Sin embargo, tanto en Inglaterra, en Liverpool, como en España, el bueno de Benítez siempre tendrá un hueco en el corazón de las aficiones para poder entrenar.

www.futbolbritanico.com

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio