Portada | Actualidad | Un transmisor, causante del incendio del aeropuerto de Heathrow

Un transmisor, causante del incendio del aeropuerto de Heathrow

Las autoridades aéreas ordenan retirar la pieza causante del fuego que arrasó un Boeing 787 y obligó a cerrar durante hora y media las pistas de Heathrow, el aeropuerto de más tráfico de europa

Diez días han hecho falta para resolver el misterio por el que el Boeing 787 de Ethiopian Airlines se vio involucrado en un incendio que desató el caos en el aeropuerto londinense de Heathrow. Los hechos, que tuvieron lugar el pasado viernes 12 de julio y obligaron a detener los vuelos en el punto con más tráfico aéreo de todo el continente, han sido investigados por la agencia británica AAIB , que al fin determinaron que fue un transmisor de emergencia, y no las baterías como se sospechaba en un principio, el culpable del incidente. Según fuentes de la agencia de investigación, esta pieza fue la que causó el fuego, que procedía del interior de la aeronave y produjo graves daños en la cabina con el avión parado, sin pasajeros dentro del aparato.

El caso ha cobrado significativa importancia despúes de que, en enero de este mismo año, la compañía estadounidense Boeing retirase del mercado 50 unidades de este modelo de avión al encontrar fallos en sus baterías de litio, que presentaban problemas de calentamiento y riesgos de incendio. Sin embargo, Boeing cambió entonces todas las baterías a los aparatos, y la AAIB ha desmentido finalmente que el incidente pudiera estar relacionado con el uso de estas baterías.

En un principio, y mientras comenzaban las investigaciones, todas las compañías que operaban con este modelo de aeronave han seguido haciéndolo, hasta que, apenas tres días después, otro fallo operativo obligaba a un 787 de la aerolínea japonesa ANA (All Nipon Airways) a realizar un aterrizaje de emergencia. Fue entonces cuando las dos aerolíneas niponas que operaban con este modelo de aparato (ANA y Japan Air Lines) suspendieron sus operaciones con ellos por prevención.

Las consecuencias para Boeing han sido negativas. Al poco de conocerse el incidente de Heathrow la compañía vio como sus acciones caían un 4,7% en la bolsa de Nueva York. Tras sus intentos por mantener la calma entre sus clientes e inversores, se reducía en 3.800 millones de dolares el valor de mercado de la compañía. Sin embargo, desde Boeing han informado de que no se han cancelado los pedidos de este modelo por parte de empresas como American Airlines.

Las autoridades británicas que han investigado el caso han pedido que se retire este transmisor de emergencia de los aparatos para garantizar la seguridad de los mismos. Por otra parte, una vez más se ha vuelto a poner en entredicho la seguridad en las compañías de transporte aéreo. En este caso el suceso no está relacionado con ninguna compañía de bajo coste, de modo que se reabre el debate sobre qué causas pueden provocar este tipo de incidentes y si los consumidores pueden viajar tranquilos independientemente del precio que cueste el billete.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio