Portada | Actualidad | Un vaso de vino puede ser tan perjudicial como tres chupitos de vodka

Un vaso de vino puede ser tan perjudicial como tres chupitos de vodka

Según el jefe del Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña, un vaso de vino puede hacer tanto daño a la salud de una persona como tres chupitos de vodka. Aunque esta comparación puede sonar ridícula, según los expertos, todo depende del tamaño del vaso con el que se beba, pero para la gran mayoría el vaso es demasiado grande.

El vaso con el que se bebe vino de es más importante de lo que parece. Un estudio de la Universidad Estatal de Iowa y Cornell demostró que las personas que bebían en vasos más anchos ingieren un 11,9% más de vino que los que tenían vasos más pequeños. Douglas Walker, uno de los autores del estudio, relató que se pidió a los participantes que intentaran verter la misma cantidad de vino en cada vaso pero no pudieron medir la diferencia.

Aunque a los jóvenes a menudo se les relaciona con la práctica de hábitos de consumo no saludables, Duncan Selbie, director de Salud Pública de Inglaterra, dice que las generaciones adultas no son completamente inocentes tampoco. «Cada vez existen mayores niveles de consumo de alcohol en el hogar por las personas adultas», dijo al Daily Mail.

Un vaso de vino al día, todos los días, pueden acarrear consecuencias graves para la salud. Según Selbie, una copa de vino y tres tragos de vodka tienen aproximadamente la misma cantidad de calorías. Beber esta cantidad de calorías adicionales al día, todos los días, puede causar un aumento de peso, especialmente en el área abdominal.

Selbie también advirtió que debido a que la mayoría de las personas ven el vino como una opción más segura que el vodka, tienden a excederse. Un vaso grande de vino tiene tres unidades de alcohol, mientras que un chúpito de vodka tiene sólo uno, basado en el estándar de medir el contenido de alcohol en el Reino Unido. Esto significa que una copa de vino tiene más o menos el mismo grado de alcohol que tres chupitos de vodka. Muchos no son conscientes de ello y beben mucho más que la cantidad recomendada de alcohol en forma de vino.

Esto puede llevar a sufrir graves problemas de salud, como por ejemplo enfermedades hepáticas, a las que Selbie se refirió como un «asesino silencioso». Desafortunadamente tres cuartas partes de las personas con cirrosis son diagnosticadas una vez que han sido admitidas en el hospital. El hígado es el segundo órgano más grande del cuerpo y es responsable de muchos puestos de trabajo, tales como la eliminación de las sustancias nocivas de la sangre, de acuerdo con The Liver Foundation. El alcohol puede dañar e incluso destruir las células en el cuerpo y hacer que el hígado sea incapaz de completar con éxito sus tareas.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio