Una mujer se queda pegada a un retrete de un centro comercial

El baño, aquel espacio de uso personal, donde uno se siente más o menos cómodo. Pero en esta ocasión, aquel momento pudo terminar en ‘tragedia’.  Una mujer estadounidense de 40 años de edad, tuvo que ser rescatada por los bomberos en un centro comercial del estado de Georgia después de ser víctima de una broma de muy mal gusto.

La mujer acudió a los aseos de un ‘Home Depot’ (una gran superficie dedicada al bricolaje, tipo ‘Leroy Merlin’) y se sentó en la taza del water.

Todo lo que pasó después o más bien que no pasó, ya que la mujer no pudo levantarse más, simplemente, se quedó pegada. Alguien había echado pegamento súper adhesivo que la había pegado a la taza.

Tras 25 minutos de angustia, los bomberos y los servicios de emergencia aparecieron para liberarla.

Mientras tanto, el establecimiento llevó a cabo la primera inspección ocular del responsable del establecimiento. Al analizar los baños se pudo comprobar que todos los asientos estaban rociados con una sustancia pegajosa, y que en la papelera estaba el arma de la vergonzosa broma: una bolsa de cartón con un bote de pegamento de contacto instantáneo dentro.

La oficina del sheriff de Banks Country busca al responsable, el cual deberá hacerse cargo de los gastos médicos de la mujer, además de los 50 euros que pide el encargado del establecimiento por los desperfectos provocados en el baño.

La mujer lleva dos semanas sin poder sentarse por las heridas que le provocó la broma, cuya autoría se sigue investigando.

Mucho cuidado con este tipo de ‘graciosos’ y para todos nuestros lectores… Mirad bien donde ponéis vuestro trasero…

Os dejamos el video del momento en el que la mujer es liberada:

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio