Portada | Actualidad | Una ola de superbacterias podría causar una catástrofe sanitaria

Una ola de superbacterias podría causar una catástrofe sanitaria

El Gobierno Británico alerta sobre la amenaza de nuevas cepas resistentes a los antibióticos

Catástrofe, apocalipsis o el retorno a la sanidad del siglo XIX. Ni el Gobierno ni los medios de comunicación británicos han escatimado en adjetivos alarmistas a la hora de declarar un nuevo peligro de salud pública: la proliferación de una nueva ola de superbacterias resistentes a los medicamentos. Tal y como ha explicado la secretaria de salud para Inglaterra, Dame Sally Davies, a través de un informe, la urgencia en la toma de medidas es clave para evitar un problema que traspasa fronteras.

Las autoridades afirman que se está produciendo en los hospitales nacionales un aumento alarmante de cepas que generan infecciones oportunistas – las que afectan a niños o a personas mayores cuando están más débiles o vulnerables – o de bacterias causantes de neumonía. Sin embargo, no solo los pacientes más frágiles correrían peligro en caso de que esta tendencia siga manifestándose. Según los expertos, una simple apendicectomía, una operación de trasplante de órganos, un parto o un tratamiento contra el cáncer podrían llevar a la muerte a cualquiera si se confirman estas predicciones.

La Organización Mundial de la Salud ya ha advertido que “muchas infecciones comunes dejarán de tener cura y podrían volver a matar”, mientras que enfermedades como la gonorrea o la tuberculosis cada vez son más difíciles de tratar. Asimismo, la comunidad científica ha recalcado la facilidad con la que las bacterias crean resistencia a los antibióticos: algunas pueden duplicar su población cada veinte minutos, además de tener la capacidad de cambiar sus genes con bacterias de distinta especie. Este es, además, un problema mundial que se ha visto amplificado por los viajes internacionales y el consumo irresponsable de medicamentos en diversos países.

Por todo ello, las autoridades británicas están investigando el porqué de este aumento de bacterias en los hospitales. Si bien han declarado que aún no conocen a ciencia cierta las razones, sospechan que algunos procedimientos hospitalarios, como el uso de catéteres, puedan estar detrás de todo.  Para atajar el problema, los expertos abogan por el desarrollo de nuevos antibióticos, aunque también hay partidarios de una subida del precio de los mismos a fin de que sean usados de una forma más apropiada.  De una forma u otra se quiere poner fin a un problema que causa la muerte de alrededor de 2.500 pacientes británicos cada año y que podría suponer un cambio devastador en el sistema sanitario

 

 

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio