Unas 6.000 personas disfrutaron de “todo un acto de generosidad y hospitalidad española” en Taste of London

El Ibérico entrevistó a Omar Allibhoy, uno de los chefs españoles presentes en el evento

 

Tapas, sushi, cocina europea y de fusión, acompañados de champán, vino o cerveza… no es un mal plan para un fin de semana ¿no? Al menos así pensaron las 50.000 personas que se acercaron hasta Regent’s Park entre el 16 y 19 de junio, al popular Taste of London que albergaba el parque. El festival, que se celebra desde hace unos años, reúne gastronomía de 40 países todo el mundo y, este año, de manos tan prestigiosas como las de Michel Roux J., Pierre Koffman o Nuno Mendes. Además de disfrutar de algunos de los 200.000 platos de degustación con estrella Michelín, los visitantes tuvieron también la oportunidad de participar en clases de pastelería, cocina tradicional o degustación de vinos. Y como era de esperar, la cocina española tuvo una gran acogida. El chef Omar Allibhoy fue el encargado de dirigir las clases magistrales de tapas que, acompañadas de cerveza, fueron todo un éxito.

¿Qué tipo de personas acudieron a las clases de tapas? ¿Nos puedes explicar alguno de los platos?

En las clases participaron todo tipo de gente, desde niños a mayores, fue divertidísimo, todo el mundo aprendió algo sobre nuestra increíble gastronomía. El [plato] más llamativo y a la vez el más complejo fue el que más satisfizo… Creo que el hecho de que hubiera tantos ingredientes en el plato les hizo sentir chefs por una mañana. Fue el mejillón en escabeche con un puré de zanahoria y naranja, espárragos de mar y caviar de mandarina.

¿Y cómo se siente uno al ser parte de tal evento?

Muy bien la verdad, más que por estar, por la satisfacción de las 6.000 personas que probaron nuestras tapas y la cerveza Estrella. Fue todo un acto de generosidad y hospitalidad española; fuimos el único stand que dimos la comida gratuitamente. También, a grandes chefs como Michel Roux Jr, Pierre Kofman y Chris Galvin les maravillaron mis tapitas, y eso para un cocinero joven como yo es bastante motivador.

En una ciudad como Londres, donde hay una gran oferta de cocinas de todo el mundo, ¿por qué tienen éxito los restaurantes españoles? ¿Qué es lo que más atrae a la gente, según tu experiencia?

Creo que el tema «tapas sabrosas y para compartir» es un atractivo sin paralelo. Ofrecemos otra manera de disfrutar una comida, con más sabores, creamos más cercanía entre los que la comparten; unimos, la experiencia es más completa y variada. Y algo muy importante es que por un momento les viene a la memoria aquel maravilloso momento que pasaron en algún punto de España. Vendemos un sentimiento, no sólo unos platillos.

Hace poco abriste tu propio restaurante en el centro comercial Westfield. ¿Hay cabida para más restaurantes españoles en Londres?

Mucha más, en tanto y cuanto sean buenos. La comida española es saludable, económica, sabrosísima y entretenida, en esas bases no debería haber nada que la parara. Hablando en números estamos sobrepasados en miles en términos de «cocinas por origen». Piensa en la cocina china, india, francesa, italiana…. El margen hasta alcanzarlas es enorme pero estamos en un gran momento para la gastronomía española: los grandes chefs desde España han allanado el camino. El mundo está percibiendo más y más lo español. Sin lugar a duda estamos más presentes que nunca; si sabremos materializarlo, es un tema aparte.

Antes de abrir el restaurante, un día decidiste crear una T gigante (de Tapas), subirte a tu moto y viajar por Gran Bretaña durante 2 semanas, cocinando para quien te encontrases en el camino. ¿De dónde surgió esta idea?

Soy un férreo creyente de nuestra gastronomía. Estaba frustrado por el poco conocimiento que la gente de Inglaterra tenía de cómo preparar en casa algo español. Todos cocinan pasta, salteados orientales…. pero nadie se atrevía con unos huevos estrellados o un chorizo a la sidra, y me preguntaba el porqué. Una de las razones no era otra si no que nadie les había enseñado antes como hacerlo. Pensé que, en ese aspecto, yo podía aportar mi granito de arena… ¡qué menos! se lo debía a la gastronomía y al país que tanto me ha dado. Cocina española para todos y para cada ocasión, con ingredientes comprados en la tienda de la esquina, descubriendo con ellos la sencillez de nuestra cocina.

En un país donde la comida para llevar está a la orden del día, en el último año la popularidad e importancia de la cocina tradicional ha subido notablemente. Programas de televisión, libros de recetas, documentales… ¿A qué crees que se debe?

A que las instituciones y las personas con un gran perfil público, y otras con menos, independientemente pero con el mismo objetivo, se han puesto manos a la obra. Y si hay algo que me fascina de este país es el potencial de cambio, de direccionar lo que quieren lograr. Es fascinante.

¿Y sobre su cocina?

La cocina inglesa es, en líneas generales, muy pesada. En otros países, no sólo el nuestro, la comida ha evolucionado mucho. No les importa mucho porque disfrutan de las demás gastronomías también, pero la suya es una asignatura pendiente.

Omar Allibhoy, acompañado de una Estrella Damm. / Foto: glamgirlgonegourmet.blogspot.com.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio