Viajar alrededor del mundo sin salir de Londres es posible

0

No hace falta salir de Londres para adentrarse en otros países o incluso continentes. La capital británica ofrece a sus ciudadanos múltiples opciones en las que no se necesita viajar en avión para sentir que se están recorriendo otras partes del mundo. Asimismo, la gran diversidad cultural que habita en la ciudad hace que esta deba pensar en formas de apaciguar la morriña de sus ciudadanos extranjeros hacia sus respectivos países.

Desde atravesar las Tierras Altas de Escocia, hasta encontrar el perfecto lugar de meditación en un jardín japonés. Estas son algunas de las posibilidades que brinda Londres para aquellos curiosos que quieran descubrir nuevos rincones de la ciudad y escapar un poco de la rutina.

Los cinco lugares para viajar sin salir de Londres

1. Little Venice

Si nunca has estado en Venecia o, si por el contrario, has estado y te gustaría volver a revivir ese recuerdo, Little Venice te brinda la oportunidad de sentir que estás en la ciudad italiana. Los barcos pintorescos llenos de color y florituras recorriendo los canales, así como el estilo arquitectónico blanquecino de los edificios que los rodean, aportan un estilo característico a este lugar tan especial. Se trata un espacio alejado del bullicio de la ciudad donde poder relajarse y desconectar.

 

2. El paisaje japonés de Kew Gardens

Se trata de uno de los únicos jardines botánicos del mundo declarado Patrimonio de la Humanidad. Esto se debe a la hermosa y grandiosa colección de plantas vivas y especímenes conservados. Cuenta con más de 60.000 tipos diferentes de plantas vivas y más de 7 millones de especímenes de plantas conservadas.

Nada más adentrarse en los jardines, nos encontramos con una puerta de entrada japonesa. Se trata deuna réplica de la entrada de Karamon, en el templo Nishi Hongan-ji de Kioto. En su interior, se pueden encontrar baños de piedra, bambú y flores de primavera que te teletransportarán al este de Asia.

3. El templo hindú BAPS Shri Swaminarayan Mandir

Admira la belleza del conocido Neasden Temple. Uno de los templos hindúes más grandes fuera de la India. Las superficies de mármol, los techos abovedados y los adornos de sus columnas lo convierten en el espacio de oración idóneo para sus creyentes. Fue tallado a mano en la India para posteriormente ensamblarse en la ciudad londinense. Para su construcción, se utilizaron alrededor de 5.000 toneladas de mármol italiano e indio. Además de la mejor piedra caliza búlgara. Esta obra maestra se encuentra en el corazón de Londres y te ofrece la oportunidad de experimentar una ceremonia tradicional hindú o aprender sobre su fe.

4. El Crystal Palace Park

Al sur de Londres se encuentra el parque Crystal Palace Park. Además de ser un lugar público donde poder relajarse, correr o pasear, alberga esculturas de dinosaurios a tamaño real. Son el resultado de los restos de un parque temático prehistórico victoriano en el que los dinosaurios fueron restaurados en año 2003. El parque cuenta con una gran variedad de hábitats. Además, muchas aves acuáticas optan por hacer su vida en el entrañable lago del lugar. Es, también, la casa del centro deportivo nacional y cuenta con un parque y una granja para niños, además de un laberinto y un escenario de conciertos al aire libre.

5. Richmond Park

Richmond Park tiene un estatus protegido al tratarse de un importante hábitat para la vida silvestre. No solo es una Reserva Natural Nacional, sino también una Zona Especial de Conservación Europea. Una vez dentro, se puede llegar a pensar por un momento que uno se encuentra paseando alrededor de las Tierras Altas de Escocia. El parque, cuenta con nada menos que 630 ciervos rojos y barbechos, que han vagado libremente por los terrenos desde 1637. Durante el otoño, tiene lugar la berrea en el interior del parque. Esto es, la temporada de reproducción del ciervo. El visitante podrá vivir en primera persona como los ciervos luchan por ser quien consigue a la hembra. El parque es casi tres veces que el Central Park de Nueva York. Por lo que se trata de un impresionante lugar donde perderse entre la naturaleza más pura.

Sobre el autor

Graduada en Comunicación Audiovisual. Me apasionan la danza, los viajes y la gente positiva. Bastante inconformista, charlatana y soñadora. "Todo pasa por alguna razón" y "un día sin reír es un día perdido" como filosofía de vida.

Deja tu comentario