Reino Unido, prevención y tratamiento del VIH

0

La semana pasada celebrábamos el día contra el virus de la inmunodeficiencia humana: VIH. Además, descubríamos la noticia de que en Reino Unido hay 101.200 afectados por este virus. Una cifra relativamente baja, comparada con el promedio mundial. Este dato se debe a los avances realizados en este país para prevenir la enfermedad de la que trata esta entrada. También, Reino Unido logró, hace unos años, curar al primer paciente con VIH del mundo.

Hitos y esperanzas en la cura del VIH

Timothy Brown ha sido el primer paciente curado totalmente de VIH. Se le conoce como ‘el paciente Berlín’, ya que su caso se diagnosticó en esta ciudad. Él padecía VIH desde 1995, pero fue en 2006 cuando le detectaron leucemia. A partir del 2007 se empezó a someter a duros tratamientos basados en el trasplante de células madre. Aunque los métodos utilizados en este paciente no se pueden extrapolar a toda la población, el caso de Brown aporta esperanzas en la cura de este virus.

Un caso no extrapolable a toda la población afectada por VIH

A pesar del favorable resultado, ‘el paciente Berlín’ testificó que el tratamiento, al que tuvo que hacer frente, no se lo desea ni a su peor enemigo. La quimioterapia le producía fuertes dolores. Lo que es más, este tratamiento no es aplicable a todos los afectados por el VIH. Por ello, no se puede aplicar de igual forma en todos los pacientes. Dicha medicación le dejó secuelas – que aún persisten – en su sistema inmunológico y en la médula ósea. No obstante, Brown reconoce que reproducir este tratamiento debe ser una prioridad en el desarrollo de la investigación de este virus.

Desde 2008 Timothy Brown no ha tenido que tomar ningún antirretroviral. Sus análisis de sangre no muestran carga viral detectable. A pesar de ello, en su artículo publicado en 2015 ‘Yo soy el paciente Berlín, una reflexión personal’ confesó que la percepción de su caso fue errónea. Esto se debe a que no es aplicable a toda la población. Además algunos titulares, que anunciaban esta noticia, podrían crear falsas esperanzas a los infectados por VIH.

Formas de prevenir el VIH

Uno de los grandes problemas que tiene este virus es el gran desconocimiento que existe sobre él. Se ha desarrollado un estigma negativo alrededor de los pacientes con VIH que afecta fuertemente en su vida profesional, laboral y social. El estigma se produce debido al desconocimiento que hay entorno a este virus. En muchos casos la sociedad no sabe diferenciar entre VIH y SIDA, que no es lo mismo. Por otro lado la mayoría de la población solo conoce una medida de prevención contra este virus. Por ello os vamos a descubrir algunas más.

Prueba del VIH en casa

En España, si necesitamos hacernos las pruebas para saber si estamos infectados o no, debemos recurrir al Centro de Planificación Familiar, o directamente a nuestro médico de cabecera. Sin embargo, el pasado año entró en vigor una nueva normativa la cual permitía la venta en farmacias de un test para hacerse la prueba en casa. Con un solo pinchazo en el dedo y sin ir al centro de salud puedes averiguar si estás contagiado por el virus.

En Reino Unido, la prueba se solicita por Internet de forma totalmente gratuita. La empresa Preventx tiene un acuerdo con el NHS -Servicio Nacional de Salud- para poder solicitar la prueba. Debes responder a un breve cuestionario y dependiendo del resultado que obtengas te conceden un test sobre el VIH o sobre una Enfermedad de Transmisión Sexual. La prueba funciona de forma similar que en España, consiste en hacerte un pinchazo en el dedo índice. Sin embargo, en este caso, envías la muestra de sangre nuevamente por correo y unos días las personas reciben los resultados.

Reino Unido cuenta con centros y médicos especialistas en enfermedades de transmisión sexual – ETS. Además, en un gran número de casos, en Gran Bretaña podrás recibir consejo de personal sanitario LGTBI+, lo que reduce enormemente el estigma y el pánico a hablar sobre tus relaciones personales.

PEP y PrEP

Estos son medicamentos que deben ser recetados por tu médico. La PEP -Post-Exposure Prophylaxis- se debe tomar inmediatamente después de haber estado expuesto a una relación sexual de alto riesgo de contagio de VIH. El tratamiento suele durar un mes.

La PrEP –Prophylaxis Pre-Exposure– se debe tomar para prevenir el contagio de VIH. Este tratamiento se suele recomendar para parejas en las que uno de los dos integrantes padece el virus. Es una tratamiento diario pero que no se puede prolongar en el tiempo indefinidamente, ya que pierde eficacia.

En 2017, Escocia se convirtió en uno de los primeros territorios en los que el NHS recetase y financiase este medicamento. Para que el médico te recete este tratamiento debes cumplir una serie de requisitos. Entre ellos es que tienes que ser mayor de 16 años y debes acudir cada tres meses al centro de salud para demostrar que estás sano.

Las autoridades advierten que tomar este medicamento no excluye el uso del preservativo, ya que esta pastilla no previene del contagio de otras enfermedades de transmisión sexual.

Preservativos

Este método es el más conocido y generalizado en la sociedad. Previene de contraer enfermedades y embarazos indeseados, con una efectividad casi del 100%. Se adquieren de forma sencilla en la farmacia y están bien aceptados por la sociedad. Es un método muy conocido, a la vez que eficaz. No obstante, dependiendo de las características de la persona y la vida sexual de ésta, conviene usar un método u otro.

Antiretrovirales para frenar el avance del VIH

Actualmente el VIH ha pasado de ser una enfermedad mortal a ser crónica. Esto se debe a los grandes avances médicos que se han llevado a cabo. El tratamiento se basa en una combinación de medicamentos diarios que la persona infectada por VIH debe empezar a tomar cuanto antes. Este tratamiento le permite tener una mejor calidad de vida. Además, con los años se han ido perfilando los efectos secundarios de este tratamiento.

Por otro lado, el uso de este tratamiento también sirve para evitar la posible transmisión de este virus a otras personas. Por ello, hoy en día no supone un riesgo tener una relación sexual con una persona con VIH, siempre y cuando se utilicen las medidas de prevención indicadas. El tratamiento no elimina por completo el virus. Sí consigue que sea indetectable, ya que reduce la carga viral en el organismo del paciente hasta niveles mínimos.

Sobre el autor

Doble Graduado en Marketing e Investigación de Mercados y Publicidad y Relaciones Públicas. Una de mis pasiones es la escritura y aquí la practico. Mientras, descubro el sinfin de oportunidades que Londres nos regala.

Deja tu comentario