Portada | Actualidad | WINEHOUSE: ÉXITO Y DROGAS

WINEHOUSE: ÉXITO Y DROGAS

Durante los meses de julio y agosto el término »Muerte de Amy Winehouse» fue el más buscado durante el verano en Inglaterra, según informó Google recientemente. La sociedad arrastra a los jóvenes artistas hacia lo más alto, convirtiéndolos en iconos que mueven millones de fans. «Murió una voz inolvidable», «La reina inglesa deja este mundo». Son solo un ejemplo de los miles de titulares que aparecieron en los medios tras la muerte de la cantante. Fue una cantante excepcional, de primera. Pero me pregunto si alguien de su entorno, incluso la industria musical que tan jugosos beneficios económicos ha obtenido de ella, podría haber hecho algo más para evitar una muerte anunciada.

Winehouse ha contribuido de manera magistral al legado musical no solo británico o anglosajón, sino mundial. Ya en sus últimos meses de vida, dejó de ser una cantante respetada, sobre todo por el público, que se cebaba con ella en sus conciertos, en los que aparecía en un estado lamentable. Incluso, llegué a ver un vídeo donde esnifaba en plena actuación. Amy Winehouse fue un ejemplo más de cómo la droga controla a una persona y no a la inversa. Winehouse no era el mejor ejemplo para los miles de jóvenes que coreaban su mítico ‘Rehab’, un súper ventas en el que Winehouse se niega a hacer cualquier tipo de rehabilitación.

Son iconos mundiales para generaciones enteras. Crean tendencia y formas de vida. Muchos jóvenes no tienen referentes externos y necesitan buscar un modelo. Amy fue un referente para millones de adolescentes. No creo que haga falta soltar un sermón acerca de qué se debe hacer con respecto al consumo de drogas o no. No merece la pena. Las drogas están ahí, el problema radica en cómo usarlas. Es muy fácil decir que una persona que consume drogas es sólo eso, drogadicta. Puede ser una persona inteligente y trabajadora, con más o menos talento. Pero puede tener un problema y es que admita que es drogadicta o no. Amy lo era y se exponía drogada, y eso era aceptado por todos, por la industria de la música, editoriales, productores, etc…

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio