10 curiosidades sobre el Servicio Secreto de Inteligencia británico

1

El Servicio de Seguridad y el Servicio de Inteligencia Secreto, o como son realmente conocidos, el MI5 y el MI6, son las agencias que bajo las órdenes del Joint Intelligence Committe se encargan de las actividades de espionaje dentro y fuera del Reino Unido. Considerada una de las agencias más importantes del mundo, hoy desde El Ibérico os desclasificamos algunos secretos de uno de los primeros servicios de inteligencia de la historia.

1. Agente “C

Cualquiera que esté familiarizado con las películas de James Bond conocerá al “Agente M”, un Daniel Creig interpreta a James Bond actualmente.
código utilizado para designar al jefe del MI6. Algo que no está tan alejado de la realidad, ya que Sir George Mansfield Smith-Cumming, el primer director de dicha agencia, acostumbraba a firmar su correspondencia con la letra “C” en tinta verde. Esta costumbre se ha convertido en un nombre en código para designar al máxmo responsable del servicio y se ha mantenido por todos los directores que le han sucedido.

2. Revelado en 1994

El MI6 fue creado en un fecha tan temprana como 1909 bajo el nombre de Secret Service Bureau, pero su existencia no fue reconocida y revelada oficialmente por el Reino Unido hasta 1994.

3. Diferentes agencias

En un momento dado, hasta 19 agencias de inteligencia llegaron a operar en el Reino Unido. El MI1 se hacía cargo de la gestión de la información, el MI2 estaba dedicado exclusivamente a espionaje en territorio ruso y escandinavo o el MI11 tenía como objetivo el descifrado de criptogramas. Progresivamente el organigrama de la institución se simplificó y todas las ramas quedaron absorbidas por el Servicio de Seguridad o el Servicio de Inteligencia.

4. Acceso desde la Universidad

Si bien en función de las circunstancias o del agente en cuestión se podía realizar alguna excepción, hasta 1993 era requisito obligatorio para ingresar en las filas del servicio de inteligencia el poseer una licenciatura en las Universidades de Oxford o Cambridge. Y es que ambas instituciones jugaron un papel clave en la captación de agentes, que contaban con la oficina de la Foreign and Commonwealth Association como institución encubierta de reclutamiento.

5. Haz tartas y no bombascupcakesv

En junio de 2011 los Servicios de Inteligencia británicos interceptaron una publicación de la organización Al-Qaeda donde entre otros artículos figuraban instrucciones para la fabricación de bombas. Los agentes sustituyeron éstas por un libro de recetas, concretamente The Best Cupcakes in America.

6. Una prueba para todos

En 2004 y ante la necesidad de reclutar expertos en claves, el MI5 propuso una curiosa prueba: descifrar un criptograma. El reto consistía en averiguar un mensaje compuesto de cinco palabras encriptadas que se encontraban dispersas a lo largo de veinte páginas.

Sorprendentemente, la agencia recibió más de cuatrocientos mensajes con la respuesta correcta, lo que supuso que varios medios como el Daily Telegraph arremetieran contra la agencia gubernamental por la creación de una prueba sin aparente dificultad. 

7. Censura en la BBC

En 1981, Sir Ian Trethowan, director general de la BBC, vetó gran parte de un programa sobre los servicios de inteligencia británicos en el que se exponían varios escándalos, entre ellos el papel que jugaron éstos en la caída del dirigente iraní Mossadeq, escuchas telefónicas en el Parlamento o la relación de ciertos agentes con redes de tráfico de drogas y prostitución. La censura del documental, que se iba a llamar MI5/MI6 – La necesidad de saber, provocó protestas por parte de numerosos periodistas y del público en general.

8. Legoland

Edificio de los servicios de inteligencia británicos en Vauxhall

Edificio del Servicio de Inteligencia británico (MI6) en Vauxhall, Londres.

La oficina central del MI6 está ubicada en Londres, concretamente en Vauxhall. Su peculiar estilo arquitectónico ha provocado que se le conozca con varios sobrenombres entre los londinenses como ‘Legoland’, ‘Babylon-on-Thames’, ‘Vauxhall Trollop’ o ‘Ceausescu Towers’. Se estima que el coste de su construcción superó los 150 millones de libras, y gran parte de sus instalaciones son subterráneas para minimizar el riesgo de acceso a información clasificada.

9. Espías escritores

El prolífico escritor John le Carré, especializado en relatos de espionaje ambientado en la Guerra Fría, fue un agente del MI6. De hecho su obra maestra, la novela Tinker Tailor Soldier Spy, está basada en el mayor escándalo en la historia del espionaje británico, el episodio conocido como ‘Círculo de Cambridge’, cuando altos cargos de la inteligencia británica filtraron información al KGB.

También el escritor, guionista y crítico Graham Greene, que incluso fue galardonado con la Orden del Mérito, estuvo gran parte de su vida trabajando para los servicios de espionaje británico.

Sin embargo, Ian Fleming, el creador del espía ficticio más famoso del mundo, James Bond, no trabajó para los servicios de inteligencia si bien si lo hizo para la Royal Navy.

10. Garbo, el doble espía

Imagen del espía español Joan Pujol García

Imagen del espía español Joan Pujol García.

Al español Juan Puyol García le corresponde el honor de ser uno de los personajes más relevantes en la historia del espionaje, no tan sólo británico sino mundial. Conocido como Arabel por los alemanes y Garbo por los británicos, durante la Segunda Guerra Mundial actuó como un doble agente que desempeñó labores de espionaje y contraespionaje. Tejió una red de agentes ficticios con los que logró engañar al régimen hitleriano, y tuvo un papel muy relevante en el desembarco de Normandía, ya que a través de informes falsos proporcionados a Hitler logró convencerle de que el ataque se produciría en el Paso de Calais.

 

 

Sobre el autor

Economista y abogado de formación y profesión, y curioso por vocación. Un libro pegado a un hombre, llegó a Londres por ver qué hay detrás. Analítico, pero sencillo y (demasiado) despreocupado, jamás dirá que no a un café. Lleva más de un año tecleando para EL IBÉRICO, y lo que aún le queda.

Deja tu comentario